sábado, 17 de marzo de 2012

Fiscal libera de proceso a las dueñas del Málaga

Cándido Blanco, fiscal anticorrupción a cargo de la investigación del desplome del edificio Málaga, decidió exculpar a Paulina y Andrea Callaú Jarpa, propietarias de la estructura, que estaban imputadas de homicidio por omisión de 15 personas.
El fiscal, basado en un informe pericial del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) y en otro peritaje informático de las llamadas realizadas desde los teléfonos de las víctimas y de las imputadas, concluyó que la causa del desastre fue “error humano” y que las hermanas Callaú carecen del conocimiento técnico y no ordenaron apuntalar la estructura que se derrumbó y causó la muerte de 15 personas.


Con ello, Blanco da por cerrada la investigación y, según informó el fiscal de Distrito, Isabelino Gómez, la misma solo podrá ser reabierta ante la impugnación fundamentada de las familias de las víctimas, y ordenó notificarlas a partir del lunes en persona.
Los fiscales Blanco y Gómez basan su decisión en el informe del IDIF, institución perteneciente a la Fiscalía General del Estado y cuyos integrantes, luego de analizar la estructura del edificio Málaga, concluyeron que el ingeniero Armando Ribera Jiménez incurrió en graves errores de diseño y cálculo de la estructura, lo que ocasionó que casi todas las columnas se sobrecarguen con hasta tres veces el peso que podían soportar. Esto llevó a Blanco a concluir que el motivo del desplome fue error humano, concretamente de Ribera, uno de los 15 muertos en el colapso del edificio, ocurrido a las 21:00 del 24 de enero de 2011.
También se encargó un peritaje informático de las llamadas y mensajes entrantes y salientes de los celulares de los responsables de la construcción del Málaga, y se estableció que Paulina Callaú no se comunicó con ellos el día del colapso y según el seguimiento de las radiobases de teléfonos celulares ella tampoco se acercó a las inmediaciones de la construcción (calle Monseñor Salvatierra), hasta después del colapso.
Además, las leyes bolivianas establecen que los responsables de la seguridad de una estructura son el ingeniero que firma los planos y los encargados de obras, en este caso Armando Ribera, el arquitecto Marcelo Niño de Guzmán y el ingeniero Enrique Alarcón.


Blanco explica que cuando los fiscales Francisco Núñez del Prado y Jorge Tamayo presentaron la imputación contra las hermanas Callaú, la jueza a cargo del control jurisdiccional desestimó la imputación, ya que consideró que no había elementos para demostrar que dieron la orden de apuntalar el edificio, ya que dicho acto no podía demostrarse con tres llamadas de celular a su chofer, que murió en la obra.


Para Abel Montaño, abogado de Callaú, esta decisión del fiscal demuestra que sus clientes son inocentes y celebra que el caso hubiera concluido sin llegar a juicio. “Se demuestra que era verdad que Paulina Callaú no tenía conocimiento de la situación precaria del edificio y que no tuvo comunicación con los encargados”, dijo.
El abogado manifestó que ahora resta que se dejen sin efecto las medidas cautelares (fianza por Bs 1 millón y arraigo) y que se levanten los cargos judiciales para que no quede ningún antecedente registrado.
Hay plazo máximo de un año para reabrir el caso.

Los familiares tienen la palabra
Los familiares de las víctimas del colapso del edificio Málaga son los únicos que pueden reabrir la investigación a través de una impugnación de la resolución del fiscal, con nuevos elementos de prueba.
Pese a que todos los afectados, según la defensa, firmaron desistimientos a un juicio contra Paulina Callaú, la posición de los familiares de los 15 fallecidos no es monolítica.
Roxana Martínez, hermana de Luis Antonio Égüez Cairo, uno de los obreros que pereció en el desplome del edificio, consideró que las fotos de la estructura dañada que fueron hechas pública en enero lo dicen todo. “También me lo contaron mis familiares que trabajan allá, que de todo eso se le informaba a los ingenieros Alarcón y Ribera, no a la dueña del edificio. Lamentablemente nos dejamos llevar por nuestra rabia y la acusamos”, dijo.
Maricruz Jiménez, viuda de Leonardo Plata, otra de las víctimas, explicó que no estaba enterada, pero considera que hay aún muchas cosas que arreglar con Callaú. Explicó que a ella no la ha ayudado y que no ha recibido el pago de una internación. “Es la dueña la que ordena, ella debió saber eso”, aseguró.

Peritajes

Causas del colapso. En la estructura del edificio Málaga, la capacidad de resistencia ha sido dada por la capacidad de los elementos más débiles, en este caso las columnas de soporte.

Si bien los elementos de losas y de vigas de entrepiso presentaban capacidad de soporte de las cargas, no cumplían con los requisitos de seguridad establecidos en la norma para soportar la combinación de cargas permanentes y cargas de utilización, mucho menos las cargas accidentales como el viento.

Es muy probable que se haya producido una falla sustancial en la evaluación de las cargas (peso), que traduciría en errores en el descenso de las mismas desde los pisos superiores hasta el nivel de fundación. Solo de esta forma se explica la amplia diferencia entre las secciones (grosor) requeridas de armadura de refuerzo (acero) de las columnas y las especificadas en el proyecto estructural que se construyó.

Es probable que las deformaciones, particularmente de las columnas, hayan sido todas en el mismo orden, razón por la cual no se habría producido fisuras significativas en las tabiquerías (muros) antes del colapso. Es conocido el hecho de que las fallas por compresión (el peso del edificio trata de aplastar el pilar), solicitación predominante en las columnas, proporcionan una menor advertencia visual.

Los resultados de la verificación estructural permiten aseverar que la estructura del edificio siniestrado era insuficiente para soportar la carga de servicio y mucho menos dichas cargas bajo criterios de seguridad.

Por el análisis de la documentación relativa a la construcción se puede concluir que en el proyecto estructural se ha incurrido en gravísimas fallas en la concepción, diseño y cálculo estructural y constituyen la principal causa del colapso de la obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada