miércoles, 19 de diciembre de 2012

A afectados les preocupa más la depreciación de sus bienes

Las personas que habitaban el edificio El Alcázar, de la calle Federico Zuazo, anunciaron que pasarán los siguientes días alojados en hogares de sus familiares y que por el momento les preocupa más la depreciación de sus departamentos, después de que una de las columnas del inmueble hubiera colapsado la tarde del lunes.

En la reunión con el alcalde de La Paz, Luis Revilla, y miembros de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB), ninguno de los afectados manifestó su preocupación por demandar un albergue sino porque sus bienes inmuebles se depreciaban cada día.

Uno de los copropietarios del Alcázar explicó que “compré tres departamentos hace unos ocho años. Esa vez (2004) costaron 35.000 dólares, pero noté que ahora los vendieron entre 80.000 y 90.000 dólares. Ahora no creo que llegue a costar lo mismo”.

Otro de los afectados afirmó que “incluso, después de que se repare la estructura del edificio y nos den garantías de estabilidad, los departamento no volverán a costar lo mismo”.

También expresaron su temor porque no podrán ingresar a sus viviendas para sacar sus pertenencias de importancia.

Estarán con sus familiares

Algunos estaban preocupados porque estarán incómodos conviviendo con sus familiares.

“Estoy de vacaciones y la pasaba con mis hijos cuando escuché un golpe seco. Saqué algunas cosas para mi bebé y salí sin asustarles y hasta ahora (anoche) que no regresé. Pasé la noche en la casa de mi hermano, me recibió con los brazos abiertos pero usted sabe que la cortesía dura dos a tres semanas”, dijo Ernesto, uno de los copropietarios de El Alcázar.

Anunció que en los próximos días buscará una habitación en alquiler hasta que se encuentren soluciones al problema.

Otra mujer relató que sólo logró llevarse a su hijo del edificio. “Cuando vi a los bomberos tomé a mi hijo de un año y medio; lo llevé a la casa de mi madre. En ese lapso algunas personas lograron sacar sus pertenencias y cuando volví ya no pude entrar. Ahora me quedaré con mi madre hasta que todo se solucione”, relató.

Otras familias también dijeron que pasarán los siguientes tres meses -tiempo que se prevé que durará la reparación del edificio Alcázar- con sus parientes.

Algunos afectados que se encontraban en las proximidades del edificio no querían identificarse y dijeron que en los hogares donde pasaron la noche ya representaban molestia porque son más de dos personas.

Al menos 200 gremiales de la feria navideña que se asentaban en inmediaciones del edificio desalojaron el campo ferial hacia la avenida del Ejército.

Testimonios
Rosario Ávila Dueña de tiendaTuvo que desalojar su negocio de productos orgánicos ubicado en la planta baja del edificio El Alcázar. Está preocupada debido a que tiene empleados a los que debe pagar aguinaldos. Paga 200 dólares por el alquiler de la tienda y 54 bolivianos por el mantenimiento.


Ernesto Inquilino Me interesa que nos den un día para sacar nuestras cosas ordenadamente y bajo supervisión. No será posible esperar tanto tiempo (tres meses) una reparación y vivir en la casa de mi cuñado, que tiene su familia. Mucho tiempo no soportaremos la incomodidad.


Luis Antezana Dueño de oficina Contó que el patio de sus oficinas presentaba cada vez más rajaduras, al igual que las gradas que lo separa del edificio El Alcázar. “Un ingeniero me decía que es el edificio que ocasiona las rajaduras en mi patio, porque de alguna forma arrastra a mi predio”.


Paul Stach Dueño de restaurante ViennaDesocupó su negocio. “Tengo que pagar sueldos y hay que continuar con el trabajo, pero estos tres días no habrá atención al público y me traerá pérdidas, no sólo por la comida, sino que tenía reservas de salones para seminarios”.

edui

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada