domingo, 3 de febrero de 2013

Cochabamba La casa de la Gobernación

Cada edificio que circunda la plaza principal 14 de Septiembre tiene una historia que hay que desentrañar y la infraestructura de la Gobernación tiene muchas cosas que descubrir.

Cuántas veces habrá transitado por la acera norte de la plaza principal 14 de Septiembre y posiblemente no reparó en detalles; o tal vez, en algún momento sus ojos se elevaron para fijar la mirada en un objeto que lo abstrajo por unos minutos de la rutina diaria; pero seguramente no pensó siquiera que estos muros podrían contener una gran historia, la cual se fue entrelazando con el pasado y se fusiona con la actual.

El edificio prefectural tiene un sin fin de historias maravillosas que rescatar, desde apariciones fantasmagóricas hasta pasadizos secretos que conectan la Gobernación con otras calles del centro de la ciudad.

Episodios y situaciones que día a día se fueron sumando, hasta que hoy por hoy la infraestructura de la Gobernación tiene una polifacética historia que narrar desde su creación.


PRIMEROS DÍAS

Fue en 1530 cuando se realizaron las primeras edificaciones de la Villa de Oropeza y de cuerdo a los datos recolectados en los libros es posible imaginar la enorme Plaza de Armas rodeada de modestas edificaciones y callejuelas ortogonales demarcadas por tapiales o precarios muros de adobe, en medio de una exuberante campiña.

De acuerdo a los datos de referencia del actual Archivo Histórico de la ciudad este desarrollo urbanístico fue un proceso lento y la estructura física resultante se organizó a partir de manzanas regulares y repetitivas que primero fueron dando forma a la Plaza Principal. Lugar donde se fueron asentando las familias más reconocidas. Este sector se delimitó por la presencia de espacios públicos, administrativos y religiosos.

Una de las primeras edificaciones que sobresalía era la iglesia de San Agustín, hoy las instalaciones de la Gobernación, además de un banco, el Cabildo y las casas de los hacendados más poderosos.

Según datos aportados por Viedma la iglesia de San Agustín se fundó a pedido de los vecinos en 1578, a poco de la fundación de la ciudad. De acuerdo a las características de la arquitectura colonial se sabe que dicha edificación se estructuraba alrededor de los dos patios, de un coral y de un jardín o huerta. Se sabe que alrededor de esta edificación existían sendos caminos que conducían al río Rocha o la campiña de Cala Cala.

Según el historiador Edmundo Arce no existen planos que den referencia de la estructura arquitectónica del convento de San Agustín, pero se cree que la orden religiosa contaba con planos arquitectónicos de las edificaciones en el viejo continente y que los seminaristas sólo debían copiar las mismas, empleando los mejores materiales existentes en aquella época.
LLEGA LA ÉPOCA REPUBLICANA

El ocho de julio de 1825 llegó a Cochabamba el general Antonio José de Sucre con las tropas del Ejercito Unido Libertador y a los meses, en 1826, se dictó una ley de reestructuración y expropiación de algunos conventos en todo el Alto Perú; fue entonces cuando los Agustinos dejaron su vivienda en la Plaza Principal.

A la llegada del Libertador Simón Bolívar conversó con el Mariscal Antonio José de Sucre para instruirle que esta región debía ser la nueva capital de la República y por ende el convento de los Agustinos se convertiría en el Palacio de gobierno; idea que no llegó a prosperar.

De acuerdo a los datos obtenidos en el Archivo Histórico de la Prefectura de Cochabamba se estableció que el primer prefecto del departamento fue el coronel Joseph María de la Plaza, comandante de la Legión Peruana, el cual fue posesionado el 14 de marzo de 1825 y a partir de ese entonces el templo de San Agustín se convirtió en la Prefectura y además la vivienda del “Presidente y comandante general del departamento”, denominativo que se daba en aquella época al cargo del Prefecto.
CAMBIOS Y PÉRDIDAS

Casi al mismo tiempo de iniciar las funciones como Prefectura la infraestructura comenzó a ceder espacios para equipamiento urbano; por ejemplo, “El Teatro de la Unión Americana” (hoy Teatro Achá), espacio que fue creado para mostrar la magnificencia y crear un espacio adecuado para que la nobleza criolla pueda desplegar sus galas.

Otras autoridades fueron las encargadas de cambiar el aspecto físico de esta edificación, como Andrés de Santa Cruz (1829-1839) y José Ballivián, en 1845 se realizaron modificaciones a la infraestructura; las mismas que seguían el estilo Greco Romano-Republicano Francés. Fue durante este periodo que se buscó la decoración y ornamentación de la estructura, quitando la balconería de madera y dando paso a las columnas y arcos alrededor de la Plaza Principal y es así como Francisco Viedma la describió “... el antiguo Cabildo (o edificio prefectural) se sustituyó por un “palacio de bello aspecto” donde funcionaba el aparato administrativo, jurídico, municipal y represivo del nuevo Estado”.

De igual manera durante la gestión del coronel Germán Lema Araoz, en su gestión de 1987, se entregó la cúpula del patio central. Una estructura metálica formada por una serie de anillos que sostienen vidrios de colores, que convergen en un Escudo Nacional; ésta sería la última modificación a la infraestructura de la Gobernación de importancia; porque posteriormente se realizaron algunos cambios estructurales pero no físicos como ser el cambio del despacho al segundo patio, durante la gestión de Alberto Gasser en 1996.
LA GOBERNACIÓN DE HOY

Muchas décadas han pasado y hoy la Gobernación se redujo a dos patios y al edificio circundante a las oficinas, de dos plantas.

El patio central está cubierto por una cúpula que deja pasar la luz en tonos calidos, que se filtran por las columnas que existen alrededor del primer patio -los que forman pasillos internos-; se dice que esta parte de la construcción estaba destinada para uso administrativo. Lo más destacado son las gradas de ingreso de estilo grecoromano con influencia francesa, cuyo ascenso se inicia con una grada ancha, de casi cuatro metros, hasta que luego de algunos escalones más angostas se bifurca, llevando al visitante hacia los dos extremos del piso.

Al pasar hacia el segundo patio la naturaleza se hace presente y una reducida muestra del verdor de antaño recibe a los empleados y visitantes diariamente.

PASAJES SECRETOS Y TESOROS

Entre los cochabambinos siempre se rumoreo acerca de la existencia de pasajes secretos que comunicaban a ciertos edificios con otros, a manera de seguridad; y según la tradición oral fue por uno de ellos que el entonces prefecto Wálter Guevara Arce huyó cuando se realizó el golpe de Estado de René Barrientos Ortuño a Víctor Paz Estensoro.

José Pedro Ayoroa, empleado de dicha dependencia hace más de 25 años, afirma que efectivamente existía un pasaje de comunicación del segundo patio al Comando Policial, pero que en la actualidad se tapió; aunque se creó, como medio de seguridad para el Gobernador, uno que sale del despacho de la Prefectura hacia la Comandancia departamental.

De igual manera la sociedad de antaño comentaba acerca de un tapado -o un tesoro-, enterrado allí y que los padres Agustinos no pudieron extraer al momento de su desalojo; pero no hay ningún indicio de aquello.

PRESENCIA FANTASMAL

También hay historias de fantasmas que fueron corroboradas. José Pedro Ayoroa, empleado de la Gobernación -hace 31 años-, conoce algunos relatos de la presencia de ánimas que deambulan por el segundo patio y que solían alejar de algunos lugares hasta al más valiente de los funcionarios públicos.

Por otra parte, el 2004 se encontraron restos humanos en dicho sector cuando se hacían excavaciones para trabajos de alcantarillado o fibra óptica.

Según el historiador Edmundo Arce estos restos pudieron pertenecer a un feligrés de la época colonial, puesto que el Convento Agustino pudo servir de cementerio, como era la costumbre en aquella época. José Ayoroa también habla de un “lugar pesado”, donde incluso llegó a ver huellas y marcas de sangre en la pared, en un estrecho pasaje que conectaba los baños con el tanque de agua elevado; pero además de otros indicios como pasos, gemidos y sonidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario