sábado, 21 de diciembre de 2013

Rigen tasas del 5,5% y 6,5% para créditos de vivienda


A partir de la publicación del decreto en la Gaceta Oficial, rigen las tasas de interés para la vivienda social que oscilan entre el 5,5% y el 6,5%, dependiendo del monto que se solicita y de la capacidad de pago de los clientes, informó el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce.

Las nuevas tasas de interés fueron ratificadas del siguiente modo: el primero es del 5,5% para créditos comprendidos hasta 255.000 UFV (Bs 482.000 o $us 66.000 aproximadamente); el 6% fue fijado para los créditos entre 255.000 y 380.000 UFV (Bs 719.000 o $us 90.000 aproximadamente); finalmente, el tercer porcentaje es del 6,5% para créditos entre 380.000 y 460.000 UFV (Bs 869.000 o $us 124.000).

Estos intereses rigen solo para el crédito de vivienda social y están en el rango de dinero que piden los clientes; sumas que están por encima de 460.000 UFV, se consideran préstamos comerciales y se fija la tasa que pacten entre las partes interesadas.

Arce aclaró que el decreto que fija las tasas para vivienda social también establece que todos los préstamos deben realizarse en bolivianos.
Entidades como la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) o la Asociación de Entidades Especializadas en Microfinanzas (Asofin) prefirieron el silencio y en Asoban afirmaron que no les llegó la comunicación oficial del Gobierno sobre este tema.

La TRe es eliminada
El ministro Arce dijo que a partir del techo de las nuevas tasas, las entidades bancarias deben eliminar la Tasa Referencial (TRe) que cobraban hasta ahora los bancos. De ese modo, ningún prestatario debe pagar más de lo que indica el decreto, aclaró la autoridad. La tasa variable es un promedio del 2% por encima del interés fijado por los bancos, lo que quedó sin efecto.

De igual modo, en cinco años todo el sistema financiero debe colocar el 60% de sus recursos en créditos para vivienda social, lo que los obligará a renegociar los préstamos que tienen actualmente y, por tanto, los clientes pueden solicitar esa facilidad a su entidad.
Arce explicó que, en este momento, todas las entidades financieras tienen $us 4.229 millones colocados en créditos de vivienda; dentro de cinco años esa cifra debe llegar a $us 8.875 millones.

Cada año la ASFI debe fijar metas de cumplimiento de los bancos.
Explicó que la banca reducirá sus utilidades y que eso estaba previsto desde la aprobación de la ley, pero que de ningún modo perderá dinero.

Los detalles

El único con 5,5% de interés
Es el Banco Unión, mientras que el Banco FIE es el que cobra el más alto interés, que es el 10 por ciento.

Las mutuales
Son las únicas que se acercan al nivel de cartera que pide el Gobierno del 60 por ciento.

Las tasas deben variar
Dicen los especialistas porque se mueven en función de la situación económica de un país.

Promedio del 2%
El Gobierno afirma que la tasa variable que fijan los bancos tiene este promedio.

PUNTO DE VISTA

“Son tasas irreales”
Armando Méndez - EXPRESIDENTE DEL BCB
Esta decisión, en materia financiera, no es buena para el futuro, esas tasas de interés que plantea el Gobierno son irreales porque hasta ahora la tasa mínima que cobraban las mutuales era un 6 por ciento para préstamos de vivienda. A partir de este decreto pueden tener problemas.

Es posible que los bancos grandes se adapten porque tienen muchos negocios, entonces no va a afectar a los grandes bancos; pero los bancos pequeños, las mutuales del interior, cooperativas, ¿qué van a hacer?

Los costos con esas tasas son un problema a futuro; a la gente le cae muy bien, pero eso es desde el punto de vista del demandante.
No habrá cierres pero les crea, a futuro, pérdidas, no van a tener ganancias, entonces no les permitirá crecer en servicios; existe una regla en el sistema: para crecer hay que invertir capital y el capital se genera de las utilidades.

La composición de la cartera es otro problema para los bancos y otras entidades financieras que deben adecuarse a un nuevo sistema crediticio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada