viernes, 7 de febrero de 2014

Conminan a demoler parte de una obra clandestina

Bajo conminatoria de que parte de su construcción será demolida dentro de 15 días, la propietaria de una construcción ilegal en la calle Junín casi esquina Urcullo fue emplazada por la Alcaldía a destruir ella misma tres niveles de su edificación, porque están fuera de norma. La afectada observa la decisión de la Municipalidad porque, en su criterio, no actuó de la misma forma en otros casos. Según la Alcaldía, la propietaria incurrió en una serie de infracciones a las normas municipales: demoler una vivienda patrimonial categoría B, edificar sin contar con los planos aprobados, construir más de tres plantas vulnerando el Reglamento de Áreas Históricas, hacer caso omiso a las notificaciones, afectar a inmuebles colindantes y no pagar las multas interpuestas que hasta la fecha suman aproximadamente Bs 2,6 millones, entre otros. Ante tal situación y en cumplimiento a una resolución emitida por el Concejo Municipal, el pasado 20 de enero, cuando instruyó la paralización definitiva e irreversible de la obra, el alcalde Moisés Torres personalmente procedió ayer a precintar el inmueble, cuya estructura ya está consolidada en seis plantas. “Los propietarios deben demoler lo que corresponda para adecuarse a la norma, caso contrario, en 15 días, nosotros tenemos la facultad para intervenir con la demolición en cumplimiento a la instrucción del Concejo Municipal”, manifestó Torres. La acción del Alcalde fue acompañada por la secretaria de Planificación y Ordenamiento Territorial, Mireya Lobatón; el secretario de Obras Públicas, Iván Flores; la secretaria de Desarrollo Humano, Cristina Martínez, y la directora de la Unidad Mixta Municipal de Patrimonio Histórico-PRAHS, Marcela Casso, entre otras autoridades. “No se les está exigiendo que demuelan toda la construcción sino las plantas que exceden en altura, en superficies máximas de ubicación y máximas de construcción de acuerdo a la normativa que está establecida, ya que estamos en un área de preservación intensiva donde lo máximo que se les otorga son dos niveles hacia la vía y en la parte donde su ficha personalizada lo permitía, un piso más y en la actualidad se observa una construcción de siete plantas”, explicó Casso. ¿Por qué se paraliza y se exige la demolición de algunas plantas de esta construcción y no otras que se construyen vulnerando las normas municipales?, fue la interrogante de la propietaria Corina Pacencio y algunos transeúntes que se detuvieron a ver la acción de la Alcaldía. “Pese a las notificaciones y paralizaciones, evidentemente hay varias construcciones clandestinas en la ciudad pero se tiene que empezar a poner orden por algún lado y estamos empezando por aquí”, advirtió el Secretario de Obras Públicas. LA PROPIETARIA En criterio de la propietaria, la Alcaldía no actúa con la misma rigurosidad frente a otras construcciones que se edifican fuera de normas municipales y anunció que hará una representación ante el Alcalde y el Concejo Municipal. “Hay varios edificios que están a mi alrededor y que no cumplen las normas de patrimonio histórico, entonces también deberían demoler”, dijo Pacencio. Explicó que la construcción se trata de un centro comercial de seis plantas, de los cuales tres están destinados a tiendas, la cuarta planta a una plaza de comidas, la quinta a una piscina y sauna y la sexta a otros servicios. Tras la paralización de la obra, los trabajadores bloquearon la calle Junín exigiendo al Alcalde que revierta su decisión. Desde la demolición del inmueble, varios vecinos se quejaron de rajaduras en sus inmuebles y que la edificación de gran altura les quitó entrada de luz a sus viviendas. Antecedente Hace un año y medio, la vivienda patrimonial ubicada en la calle Junín casi esquina Urcullo fue demolida sin autorización con el objetivo de emplazar un centro comercial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada