domingo, 2 de marzo de 2014

Destinan Bs 50 millones para reconstruir casas destruidas

El Gobierno cuantifica el daño causado por las intensas lluvias, inundaciones y desbordes de ríos en los valles de Cochabamba, casi en todo Beni y en el norte de La Paz, informó ayer el viceministro de Vivienda, Bony Morales. Hasta hoy son más de 1.800 las casas afectadas por la crecida de las aguas.

Morales informó que se fijó un primer monto de Bs 50 millones para reconstruir alrededor de 800 viviendas en las zonas afectadas, aclarando que maneja datos preliminares.

“En el Valle Alto de Cochabamba son 230 viviendas; en Rurrenabaque, Beni, 104; en Reyes 111, y en otros municipios la falta de accesibilidad no impide evaluar la situación, hay muchas viviendas en riesgo por el remojo del agua como en Santa Ana (de Yacuma)”, reveló el viceministro.

El presidente Evo Morales comprometió recursos del Estado para reponer las casas de los damnificados del país, sobre todo en occidente, donde, en su criterio, las inundaciones han provocado más destrozos de viviendas. Asimismo, garantizó la inversión para reposición de la producción agropecuaria, a través de los ministerios de Desarrollo Rural y de Desarrollo Productivo.

Santa Ana, aislada y de luto

Humberto Antelo, alcalde de Santa Ana del Yacuma, indicó que desconoce las circunstancias del accidente de aviación ocurrido el viernes en la pista de una estancia en su municipio, pero aseguró que debido a las inundaciones el pueblo ha quedado aislado y ni siquiera el aeropuerto tiene condiciones de operación.

“El aeropuerto de Santa Ana está cerrado y el agua rebasó con 30 centímetros la pista, de modo que se usan algunas pistas de haciendas para recibir la ayuda que llega. Este accidente enluta al pueblo”, dijo Antelo.

Sobre el accidente se pudo averiguar que el viernes, a las 16:45, una avioneta Cessna 206 con matrícula CP 2592 explotó en la hacienda Las Nieves en el momento en el que intentaba despegar en una pista con agua. Como resultado murió el piloto Regis Davieds Villarroel (42), mientras que el copiloto Bismark Roca (53) y el mecánico Juan Vela (45) resultaron heridos, estos últimos fueron trasladados a Trinidad.

A dos días del siniestro, se desconocen los motivos del mismo, sin embargo, el hecho pone en relieve la dificultad que enfrenta el pueblo de Santa Ana del Yacuma por las inundaciones, aislado por tierra y complicado incluso en sus operaciones aéreas.

El aislamiento es otra de las consecuencias del desastre en Beni y afecta a poblaciones como San Ignacio de Moxos, San Borja, Rurrenabaque, Reyes y Santa Ana, provocando el corte de suministro de alimentos, medicinas y combustible, motivo por el que el gobernador Carmelo Lens exhortó al Gobierno central a declarar el desastre, con respuesta negativa de las autoridades nacionales.

Según Antelo, el gobernador Lens arribó a Santa Ana del Yacuma con 40 toneladas de alimentos y 12 cajas de medicamentos varios de asistencia para este que es uno de los últimos municipios en recibir el embate de las aguas.

“Necesitamos construir un anillo de circunvalación que proteja al pueblo y levantar la pista del aeropuerto, esto requerirá de inversión del Gobierno, de la Gobernación y del municipio, así se evitan desgracias”, manifestó el alcalde.

Agua cerca de Trinidad

Distante a ocho kilómetros de Trinidad, la comunidad de Copacabana se encuentra prácticamente bajo las aguas del río Ibare. Los altos camellones, construidos por sus habitantes en 2008, formaban un anillo de protección que había logrado resistir las inundaciones durante cinco años. Hoy ese anillo está rebasado y los pobladores se han tenido que refugiar en la única loma que queda visible tras el ingreso del río a la localidad.

Guido Gil Fernández, maestro, presidente de la comunidad, declaró a Erbol que la producción de las 45 familias de la zona se ha perdido por completo. En la zona se cultiva yuca, caña, plátano, sandía y zapallo. “Es una tragedia, hemos perdido todo”, señaló Gil al recordar que para la cosecha del plátano y la caña se tiene que esperar un año, mientras para la sandía se requieren solo tres meses. El entrevistado informó que la mayor parte de los niños y jóvenes están siendo llevados a Trinidad, donde dormirán en las carpas que fueron instaladas en el final de la avenida 6 de Agosto.

Gil agradeció a los médicos de Santa Cruz de la Sierra que están atendiendo a los damnificados en la capital de Beni. Los ríos Ibare y Mamoré han anegado importantes localidades benianas como Puerto Varador, Puerto Almacén, Puerto Ballivián y Loma Suárez

EL DESASTRE MIDE EL PRIMER AÑO DE LENS

El desastre pone a prueba la gestión del gobernador de Beni, Carmelo Lens, en un momento en el que cumple su primer año de gestión como primera autoridad regional.

Con seis de las ocho provincias benianas afectadas por las inundaciones, 16 muertos y más de 16.000 familias damnificadas, Lens tiene el desafío de estabilizar al departamento, en una reñida coyuntura política que lo enfrenta con el partido Gobierno.

“Estoy dispuesto a ir a donde hubiese que ir, a invertir todos los recursos a nuestra disposición, pero nuestra gente necesita ayuda”, dijo el gobernador a EL DEBER en una nota concedida a principios de febrero. Lens reclamó lo que él interpreta como “falta de sensibilidad” de autoridades nacionales que se niegan a declarar el desastre y ha criticado también que el Gobierno no invirtió en Beni ni el 1% de los recursos que administró en ocho años.

Para saber
60.000 familias damnificadas
Aproximadamente 60.000 familias damnificadas sufren las consecuencias de los desastres naturales provocados por las lluvias e inundaciones.

La asistencia
32.000 familias recibieron 800 toneladas de cooperación, pero continúa el trabajo de ayuda a las personas damnificadas por las lluvias, según el viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera.

65 toneladas de ayuda
Un total de 65 toneladas, entre agua potable y alimentos, recibió el sábado la Dirección de Defensa Civil en el departamento amazónico de Beni, para las familias damnificadas por las lluvias e inundaciones en esa región. La directora departamental de Ademaf, Susana Rivero, confirmó la dotación y comprometió más apoyo.

Casos de dengue están controlados

La consecuencia previsible, luego de las inundaciones que registró Beni, el trópico de Cochabamba y el norte de La Paz, es un brote agresivo de epidemias como la del dengue. Sin embargo, ayer el viceministro de Salud, Martín Maturano, informó que los casos de dengue en el país están controlados y que los indicadores no son alarmantes en comparación con gestiones pasadas.

Afirmó que una vez que bajen las aguas habrá un ambiente propicio para desarrollarse enfermedades como el dengue o la malaria, transmitidas por vectores. Hasta el momento se reportaron 780 casos.

"A la fecha estamos con 780 casos positivos distribuidos en varios departamentos, lo cual en términos globales está por debajo de los índices que se presentaron en los años pasados", afirmó. El viceministro señaló, asimismo, que hasta el momento las 99 brigadas de salud desplegados en 33 municipios de cinco departamentos de mayor afectación, Beni, Cochabamba, norte de La Paz, Chuquisaca y Santa Cruz. Según los datos del Ministerio de Salud, en el año 2001 se registraron más de 3.000 casos de dengue, en 2012 y 2013 se reportó 1.500 casos. Asimismo, confirmó la presencia de un nuevo serotipo de dengue 4 en Santa Cruz y dos casos en Riberalta, pero ya se tomaron recaudos/ABI

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada