martes, 15 de abril de 2014

BID: Dos de cada 10 viviendas son alquiladas en América Latina

A nivel mundial, cerca de siete de cada 10 hogares son propios; mientras que en América Latina y el Caribe al menos el 21 por ciento de las familias alquila su vivienda, según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La cifra equivale a que 30 millones de familias alquilan sus viviendas.

El estudio que analiza 19 áreas metropolitanas en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Jamaica, México, Perú y Uruguay propone una alternativa a tradicionales políticas de "casa propia".

Crecimiento por países

Si en la región dos de cada 10 hogares alquila su vivienda, en Bolivia, Ecuador y Honduras, este porcentaje se eleva hasta uno de cada cuatro hogares. Mientras que en República Dominicana y Colombia, la cifra se acerca a uno de cada tres.

Uruguay, Panamá, Brasil, El Salvador, Chile, México y Argentina presentan valores menores a la media, pero superiores al 15 por ciento. En Paraguay, Venezuela y Perú el porcentaje se encuentra entre 10 y 15 por ciento y Nicaragua presenta menos del 10 por ciento.

Por tanto, durante las últimas décadas, el alquiler creció en la mayoría de los países de la región. En Argentina pasaron de un millón en 1980 a 1,8 millones en 2010; en Brasil de 5,7 millones en 1990 a 10,5 millones en el 2010; en Chile de 640.000 en 1982 a 917.000 en 2002; en Colombia de 1,2 millones en 1985 a 2,8 millones en 2005 y en Perú de 481.000 en 1981 a 980.000 en 2007.

De la selección de 42 ciudades que hizo el BID, el promedio de hogares viviendo en alquiler llega a 22 por ciento. Las ciudades con mayor alquiler son Bogotá, Santo Domingo, Cali, Medellín y Quito.

Infraestructura y arrendadores

Comparada a la vivienda sin títulos, la vivienda en alquiler ofrece mejores condiciones en términos de infraestructura, materiales y hacinamiento. La vivienda en propiedad sin título se compone de viviendas informales de reciente construcción, mientras las propiedad con título incluye las viviendas de origen informal que han sido regularizadas a través de programas de titulación.

Los arrendadores son diversos. En Chile, el 80 por ciento de los propietarios-arrendadores sólo posee una propiedad; en Sao Paulo el 82 por ciento de los propietarios tiene una propiedad; en Colombia, el 1 por ciento de la oferta es manejada por firmas especializadas. En general, arrendadores y sus inquilinos pertenecen a la misma clase social.

Al respecto, el BID recomienda complementar la política de vivienda con la creación de incentivos a la oferta y a la demanda de vivienda en alquiler, cambios a los marcos regulatorios del mercado de renta y una mayor articulación con la planeación urbana.

NIVEL DE DESARROLLO

El nivel de tenencia en propiedad no parece crecer con el nivel de desarrollo de un país. Más aún, de existir una relación entre estas variables, ésta parece ser negativa. A nivel mundial, la correlación entre la tasa de propiedad y el PIB per cápita es -0,2.

Sin embargo, esta cifra estadísticamente no es significativa. Esto indica que la tenencia en propiedad disminuye a medida que el ingreso crece, pero que la varianza de esta tendencia es considerable.

Cuando se calcula la correlación entre la propiedad y el PIB per cápita a nivel de cada región, ésta fluctúa desde valores negativos en Asia y Europa del Este a valores positivos en América Latina, el Caribe y África. Tampoco parece existir una relación positiva entre el tamaño de la población de un país y el grado de tenencia en propiedad, siendo esta correlación igual a -0, para el total de la muestra y pasando de valores negativos en África y Europa a valores positivos en América del Norte y Oceanía.

Complementar la oferta actual de políticas de vivienda con opciones de alquiler puede contribuir a la solución de los principales problemas habitacionales como los déficits cuantitativos y cualitativos, la limitada asequibilidad y la segregación espacial.



Cochabamba

El presidente de la Cámara de Bienes Raíces (Cebirac), Jhonny Flores, indica que lo más demandado a las empresas asociadas a esa cámara es el alquiler; en segundo lugar el anticrético y, desde diciembre del 2013, “se normalizaron las ventas de casas y departamentos”.

Flores informa que el anticrético es la segunda preferencia del cliente. Sin embargo, Óscar Sejas, director en Bienes Raíces Visión dijo que ahora la gente prefiere invertir el dinero de sus anticréticos para sacar un préstamo de vivienda social”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada