lunes, 19 de mayo de 2014

Los altos precios impiden acceder a los préstamos de vivienda social

El mercado inmobiliario se frena en Tarija y los préstamos con tasa regulada “de vivienda social” no ha servido como incentivo en el departamento. Así lo consideran los ejecutivos de cinco entidades financieras consultadas por este medio en la última semana.
El 18 de diciembre de 2013, el presidente Evo Morales lanzó el decreto para para acceder al crédito de vivienda social con tasas máximas y mínimas de interés anual fijadas entre el 5,5 por ciento y el 6,5 en función del monto total solicitado. Sin embargo, la población tarijeña no estaría accediendo a estos beneficios, debido a que el resto de normativa no se ha modificado, lo cual hace difícil adquirir una vivienda en propiedad.
Los primeros días posteriores al decreto, reconocen los ejecutivos, hubo un gran interés y numerosas personas se acercaron a las entidades para recabar la información, sin embargo, esto no ha venido acompañado de la aprobación de este tipo de créditos. Las cinco entidades financieras que este medio visitó coincidieron en que los requisitos para adquirir el préstamo no cambiaron, solamente se aumentó el no tener ningún bien inmueble registrado en derechos reales a su nombre, que podría ser uno de los obstáculos para este préstamo.
El principal obstáculo, de acuerdo a los estudios, es el porcentaje de salario que los bancos permiten destinar al préstamo. Una medida de seguridad que ha permitido que el sistema financiero boliviano se encuentre entre los más sólidos del entorno, pero que limita en mucho el acceso, debido a que los precios de las viviendas son altos y los salarios bajos.
A modo de ejemplo, con un límite del 30 por ciento en un préstamo a 25 años sobre una hipoteca de 80 mil dólares, la unidad familiar debería estar ingresando aproximadamente 13.000 bolivianos mensuales. Una cantidad muy lejana de los ingresos promedios en Tarija.
Entre la resignación y el pragmatismo
Un ejecutivo de la unidad financiera Fortaleza indicó que las personas que solicitan el préstamo de vivienda social podrían cumplir con los requisitos para este préstamo, pero no todas cumplen con la evaluación sobre la capacidad de plan de pagos o la evaluación por los ingresos que perciben, porque este sigue siendo tan estricto como era antes del decreto. “Las personas que piden ahora un préstamo son las mismas que pidieron antes de la normativa, no cambió mucho después de ser promulgada el decreto”
El Gerente del banco Bisa, Fernando Toro indicó que una vez promulgado el decreto por el gobierno y reglamentado, se vio muy ventajosa las posibilidades de tener una vivienda propia para la gente, y agregó que tiene un buen número de solicitudes para el préstamo de vivienda social, pero solamente algunas cumplieron con los requisitos y fueron procesados.
Expresó el gerente que desde su promulgación del decreto hasta la fecha aproximadamente sean procesados unos cuarenta créditos de vivienda social en su entidad.
Las cooperativas solo ofrecen quince años plazo para los préstamos.
En las cooperativas de la ciudad de Tarija atraviesan una situación similar a la de los bancos, o tal vez más acentuada, ya que reconocen no tener apenas solicitudes para la adquisición del préstamo de vivienda social. El Gerente General de la Cooperativa Madre y Maestra Ltda., Carlos Luis Vergara explicó que muy pocas personas se aproximan a solicitar el préstamo de vivienda social por el plazo que ofrecería. “Las entidades financieras como los bancos, fondos y mutuales tiene un plazo de 25 años y las cooperativas solo tienen un plazo de hasta 10 a 15 años”. En ese sentido, el plan de pagos sería mucho mayor.
La encargada de operaciones de la cooperativa de Catedral de Tarija Ltda, Isabel H. Meriles coincidió en que las condiciones algunas veces son un poco restrictivas, y que una persona que tiene una casa registrada en derechos reales no puede acceder a este préstamo. El principal aspecto que indicó como limitante es el excesivo costo de la vivienda en Tarija, por lo que la cuota sería restrictiva para una familia con un ingreso de 3.000 o 4.000 bolivianos, ejemplificó que un maestro que tiene un sueldo promedio no podría acceder a un préstamo de 70.000 mil dólares para una vivienda.
El apunte
Las solicitudes para anticrético son nulas en los bancos
Las solicitudes de préstamos social para un anticrético son casi nulas, la principal causa podría ser el tiempo que estipula el contrato del anticrético, así coincidieron las entidades financieras consultadas.
Un ejecutivo del banco Fortaleza expresó un ejemplo ficticio, que si una persona pide un préstamo de anticrético para un bien inmueble que habitaría por dos años por un monto de 5.800 dólares, su cuota mensual sería de 1.380 bolivianos, entonces la persona tendría que tener un ingreso de 4.500 bolivianos para poder cumplir las cuotas mensuales sin falta. Agregó que no es tan accesible para alguien que tendría un sueldo mínimo de 1.440 bolivianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada