domingo, 12 de abril de 2015

Crédito: con dos sueldos mínimos es más factible acceder a lote que a una vivienda

¿Qué se puede comprar con 24.000 o 30.000 dólares en La Paz, en cuanto bienes inmuebles? "Con 24.000 dólares no se puede comprar un departamento, no se puede comprar una casa. Se puede comprar un terreno, pero en las laderas”, responde Alejandro Reguerín, gerente propietario de la empresa inmobiliaria Casas.bo.
Sin embargo, el Gobierno informó la pasada semana que es posible que dos personas que ganan salario mínimo puedan acceder a un crédito de vivienda social para adquirir una casa o departamento, cuyo valor oscila entre 24.000 y 30.000 dólares. Quien realizó el anuncio fue el viceministro de Pensiones y Servicios Financieros, Mario Guillén.
"Una familia en la que se tenga dos salarios mínimos, que sumados representen 2.880 bolivianos, menos los descuentos tiene un líquido de 2.514, de los que puede destinar 1.131 al mes para al pago de un crédito de vivienda para una casa que cueste 24.000 dólares”, explicó Guillén en radio Patria Nueva, el anterior domingo.
"Hoy por hoy en las laderas y lugares alejados sí hay terrenos que oscilan entre los 20.000 a 30.000. Entonces, la gente está comprando más por esos precios. Las viviendas han subido bastante”, asevera Marcelo Montesinos, agente inmobiliario.
Éste explica que la tendencia de subida se debe a que los terrenos están en alza, ya que se tiene menos espacio para la construcción en La Paz. Afirma, además, que hay más edificios en Miraflores, Sopocachi y en la zona Sur.
El secretario ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia, Nelson Villalobos, explica que la oferta "real” para personas con menores ingresos está constituida por inmuebles ya existentes y no por edificaciones nuevas.
"Las viviendas sociales por valores de alrededor de los 24.000 dólares seguramente son posibles de encontrar en zonas periféricas y periurbanas”, asevera Villalobos.
En el programa referido, el viceministro Guillén comentó que "La Paz es una ciudad complicada, pero se va expandiendo y los precios en las afueras están bajando”.
Villalobos, por su parte, considera que no se tomó en cuenta que la oferta inmobiliaria ha trabajado fundamentalmente en soluciones habitacionales para los estratos medios y altos, y no así para las personas que cuentan con menores recursos.
Mientras que Reguerín asegura que no es factible la propuesta gubernamental porque con 24.000 dólares no se puede comprar un departamento ni una casa. "Un garzonier de unos 50 metros cuadrados con un dormitorio, cocina, salita y un baño, está oscilando por lo menos (entre) los 40.000 a 60.000 dólares dependiendo la ubicación”, comenta este agente.
En esta misma línea de análisis, el gerente de ventas de la Compañía Nacional de Corredores, Víctor Alarcón, cree que la propuesta gubernamental es sin duda bien intencionada pero que no es factible. "Hablando de una cantidad de crédito de 20.000 o 30.000 a lo mucho que pueden aplicar es a un terreno pero no dentro del radio urbano, sino un poco más alejado. Si es que lo adquirieran es a largo plazo, no es habitable”, afirma.
En la oferta de los anuncios clasificados se puede observar casas y departamentos que oscilan entre los 35.000 y los 50.000 dólares en El Alto o barrios periféricos como Villa San Antonio. En la zona de Puente Vela en El Alto se oferta una casa de cinco dormitorios con servicios básicos a 35.000 dólares.
También en El Alto, en una zona no especificada por el anunciante, se pone a la venta una casa "a medias aguas” (es decir, a medio hacer) a 43.000 dólares. Un departamento con dos dormitorios, living, comedor, cocina, baño y lavandería en Villa El Carmen se ofrece por 52.000 dólares. Mientras que un departamento de similares características en Villa San Antonio vale 45.000 dólares.
Villalobos explica que en los últimos años, se habría producido un "explosivo crecimiento de la construcción”, el cual habría sido estimulado por la demanda focalizada en estratos medios y altos. "Esto, a su vez, ha puesto presión en los precios de los terrenos, los que también han sufrido una elevación”, asegura.
Alejandro Reguerín, desde su experiencia en bienes raíces, lanza una propuesta a las autoridades del ramo: "Yo sugeriría que hagan el ejercicio y busquen esas personas que plantean eso, qué cosas se puede comprar con 24.000 o 30.000 dólares. Ahí uno encuentra poco o nada”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada