sábado, 11 de abril de 2015

El crédito de vivienda social no se ajusta al mercado inmobiliario



Comprar una vivienda en Tarija con los créditos de vivienda social que prestan las entidades financieras es un sueño bonito pero utópico. El mercado actual de precios inmobiliarios en la ciudad está muy por encima de préstamos a los que la mayoría de la población tarijeña puede acceder con sus salarios, por lo que estos créditos sociales no facilitan el acceso a una primera vivienda.

Con el objetivo de facilitar una primera vivienda a las familias sin propiedad, en el marco de la Ley de Servicios Financieros, el 8 de octubre de 2014 el Gobierno emitió los decretos 2136 y 2137 para la constitución de un Fondo de Garantía de Créditos de Vivienda de Interés Social y un Fondo de Garantía de Créditos para el Sector Productivo, respectivamente.
El viceministro de Pensiones y Servicios Financieros, Mario Guillén, afirmó recientemente que los trabajadores independientes y con salario mínimo nacional, de 1.440 bolivianos pueden acceder a créditos para la compra de una vivienda social.
Si bien no miente,ya que los trabajadores con el salario mínimo pueden acceder al crédito, el préstamo que se les ofrece no les alcanza para la adquisición de una vivienda.
El País eN recorrió varias de las distintas entidades para solicitar información sobre los requisitos y el salario requerido para acceder a estos préstamos y constatar la realidad de estas líneas de crédito. En todos los bancos consultados se necesita más de 7.000 bolivianos de nómina para que la entidad conceda un crédito mayor a 50.000 dólares.
Supongamos que una pareja está pensando en adquirir su primera vivienda y gana 3.500 bolivianos mensuales cada uno; aunque esto dista de la realidad ya que por lo general los salarios suelen ser inferiores.
Dependiendo de la entidad, la cantidad que te pueden prestar por ese salario varía. El Banco Fortaleza te ofrece 30.000 dólares, el Banco Mercantil 41.000 dólares, mientras que Banco Unión y el Banco Ganadero ambos ofrecen una cantidad de 50.000 dólares a un plazo de 20 años.
Bien, con esa cantidad, la pareja que esté pensando en la compra de una casa, a no ser que tenga un buen colchón de ahorros o busque financiamiento a través de otras vías, ha de desistir de su objetivo ya que el precio medio de la vivienda en el mercado inmobiliario tarijeño se sitúa por encima de los 70.000 dólares, superando en muchos de los casos los 100.000 dólares.
La opción de buscar un lote y construirse la vivienda tampoco mejora mucho la situación. En el mejor de los casos, con un salario de 7.000 bolivianos mensuales el crédito que la banca te ofrece para la compra de un lote no llega a los 30.000 dólares.
Por ese precio puedes encontrar lotes, aunque no muchos y de determinadas dimensiones; sin embargo, la entidad financiera sólo te financia el precio para la adquisición del lote, pues para edificar sobre ella una casa de unos 90 metros cuadrados, teniendo en cuenta que el precio de construcción del metro cuadrado está a 350 dólares, necesitas otros 30.000 dólares por lo que las cuentas tampoco salen.
Para el analista económico Gabriel Gaite es “una buena noticia” que haya créditos disponibles y a una tasa de interés baja y “más ahora” que no se necesita el aporte inicial, “lo malo es que los ingresos no alcanzan”. “El banco lo que necesita es recuperar su dinero y ganar sus intereses financieros entonces se va a asegurar de que lo que se está presentando tenga los suficientes ingresos para poder pagar su crédito”, dijo.



Gaite ve en la vivienda social una alternativa

El analista económico considera que la solución a la situación del acceso a la vivienda de las familias más desfavorecidas pasa porque el Estado cree un parque de viviendas sociales o los terrenos con servicios, es decir, que el Estado compre en una zona próxima a la ciudad una buena extensión de terreno y lo dote de servicios para después segmentar los terrenos para venderlos a precios relativamente bajos. Asegura que de esta forma se podría poner freno también a la ocupación de terrenos ilegales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada