lunes, 24 de agosto de 2015

El 22 por ciento de la población vive en alquiler o anticrético



Cada año que pasa, el sueño de buena parte de la población tarijeña de tener casa propia se desvanece. Pues, a medida que pasa el tiempo, el costo para adquirir una vivienda aumenta. Ni créditos, ni planes de vivienda han logrado resolver este problema de manera significativa. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 22 por ciento de la población del departamento vive en alquiler o anticrético.

De acuerdo a esta institución, 24.972 personas viven en alquiler, lo cual significa el 19,7 por ciento de la población tarijeña; y 3.017 individuos en anticrético, lo cual representa el 2,3 por ciento de la población, que sumado ambos, se obtiene que el 22 por ciento vive en alquiler o anticrético.
El caso es que en el departamento, y especialmente en la ciudad de Tarija, cada año, los precios del bien inmueble incrementan, prueba de ello es que sólo se encuentra casa por encima de los 100 mil dólares.
Al parecer nadie regula este aspecto, y como resultado de este descontrol se puso de moda la compra de terrenos. Luego quienes los adquieren esperan entre dos y cinco años para revender a un precio más alto. Lo cual imposibilita la compra para las familias que sólo ganan el mínimo nacional como sueldo e incluso más.
Para la Federación Departamental de Inquilinos de Vivienda Tarija (Fedinvit), ni la rebaja de los intereses en créditos bancarios para vivienda social ni lo planes del Gobierno ayudaron a dar solución a este problema, porque lo requisitos que piden son difíciles de cumplir, por lo cual sus afiliados tienen que seguir viviendo en alquiler.
Por esta situación, ellos optaron por hacer compras de terrenos de manera colectiva para posteriormente distribuirlos entres los afiliados que no tengan vivienda propia.
El primer proyecto fue en el año 2006 en el barrio Lourdes, donde distribuyeron 300 terrenos; el segundo fue el año 2007 en Tierra Linda, donde repartieron 237 propiedades; y el 2008 en Sedesos, donde distribuyeron 2010 terrenos; y el último es en San Jacinto, donde beneficiarán a 500 familias.
Sobre el último proyecto, en la primera fase entregarán 170 propiedades, cada terreno de 300 metros cuadrados, a un costo de 21 mil bolivianos, en ese precio están incluidos los gastos de topografía, nivelación y arquitectura.
El secretario Ejecutivo de la Fedinvit, Zenón Vargas, indicó que, como principal requisito para ser beneficiario, se tiene que presentar el certificado de no propiedad que lo otorga Derechos Reales, a esa certificación se deben adjuntar los documentos de identidad de la persona que quiere afiliarse.
Asimismo, el dirigente se refirió a los planes de vivienda del Gobierno, y mencionó que piden requisitos que difícilmente se pueden cumplir.
Por su parte, el director departamental de la Agencia Estatal de Vivienda, Edzon Plata, explicó que la dificultad radica en que en el área urbana se debe tener los terrenos saneados, con toda la documentación al día.
Esta autoridad mencionó que a la fecha se ejecutan 3.101 viviendas, de las cuales, 1.293 fueron entregadas. En el año 2013 se hicieron 150; en 2014 entregaron 1.143, y en 2015 se ejecutan 1.301, todas establecidas dentro 33 proyectos.
Según Plata, para definir a quiénes beneficiar se tiene un reglamento, donde están tomados en cuenta los sectores que se encuentran en estado de vulnerabilidad, como personas de la tercera edad, niños, madres solteras. Para lo cual se realiza un trabajo social que verifica si realmente los que pretenden ser beneficiados no tienen casa.



Viviendas para los que no pueden acceder a créditos

Está claro que el crédito de vivienda social no fue suficiente para resolver el problema del déficit habitacional que existe en el país. Resulta difícil acceder, con menos de 5.000 bolivianos de ingresos mensuales a un crédito para esta causa.
De esta manera, desde el Gobierno se anunció un nuevo plan para aquellas personas que ganen 2.500 bolivianos, de manera que el Estado ponga una parte del costo de la vivienda y lo restante aportará el beneficiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada