lunes, 13 de junio de 2016

Cochabamba Un pedazo de tierra vale entre 50 y 2.000 dólares

El mercado inmobiliario profundiza la vivienda infrahumana y la especulación. “Se pueden encontrar lotes de diferente precio en cada municipio, depende si el espacio está amurallado, si es obra vendida, si tiene papeles, si está cerca del centro o si cuenta con los servicios básicos”, afirmó la docente investigadora de la UMSS, Katrin Quillaguamán.

La investigación de Quillaguamán como parte del Centro de Estudios de Población de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) y el proyecto “Mercado Inmobiliario y Exclusión Residencial en el Área Metropolitana de Cochabamba”, financiado por la Cooperación Sueca en 2014, estableció que una casa en un barrio alejado vale igual que un terreno en el centro de la ciudad.

El metro cuadrado de un lote cuesta entre 50 y 2.000 dólares de acuerdo a su cercanía a la ciudad. Ante esta situación, la investigadora dijo que es necesario regular el precio de la venta de lotes, casas y departamentos. Explicó que la gente con recursos comprará para revender a un precio más alto. Esto genera que la gente compre terrenos baratos en espacios alejados.

La especulación y loteamientos están fuera de control en los municipios del eje metropolitano desde Sipe Sipe hasta Sacaba. La tierra se vende desde 3 dólares hasta 2.000 el metro cuadrado.

El estudio estableció que el metro de tierra en Cercado, Quillacollo, Sacaba, Tiquipaya, Colcapirhua, Vinto y Sipe Sipe cuesta desde 3 dólares, pero los más caros están en el centro de la ciudad de Cochabamba, en el Distrito 10, donde el metro se vende entre 1.000 y 2.000 dólares.

El precio sube más en departamentos. El constructor recupera hasta cuatro veces su inversión.

El precio es inaccesible para la gente con ingresos reducidos, lo que genera que se busquen otras opciones a pesar de que esto signifique vivir sin calidad de vida.

“Los especuladores están en todo, ven tierra libre y es para lotear. La gente se hace engañar”, lamentó. Siguió: “La Alcaldía debería controlar para ver si las tierras tienen o no dueño, porque si no quien no lo es venderá, incluso, a costa de la gente que no sabe leer ni escribir”.

Para el director del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) en Cochabamba, Víctor Claure, la ampliación de la mancha urbana afecta las áreas agrícolas, porque se está dando curso a algunos avasallamientos de los que la gente se aprovecha.

Sobre los loteamientos en tierras saneadas por el INRA, Claure explicó que los principales problemas que tienen al regularizar las tierras agrícolas son: la definición de la herencia, el derecho propietario y la migración de los dueños del terreno.

“Los municipios están más mentalizados en sembrar cemento y piedra, pero las personas no vivirán de eso. Las alcaldías deberían hacer un plan para controlar los efectos negativos incentivando el agro y evitando el fraccionamiento”, manifestó.

El director de Planificación Estratégica de la Alcaldía, Jhon Mendoza, aseguró que los loteamientos crecieron por la falta de presencia del municipio para sentar autoridad desde hace por lo menos dos gestiones.

“Cochabamba creció de una planificación de densificación urbana, pero no hemos pensado que iba a crecer a través de la migración de manera horizontal y no hemos creado políticas dentro la ciudad para generar criterios de crecimiento vertical”, explicó.

Entre las causas identificadas para los loteamientos, Mendoza precisó: falta de planificación, de control de autoridades, desconocimiento de la normativa por la gente y el tema político.

La gente fue buscando lugares en los extremos, principalmente al sud, generando un espacio para que dirigentes y familias se aprovechen vendiendo terrenos agrícolas o rurales.

LOS ASENTAMIENTOS IRREGULARES

Transcurrieron 10 años de avasallamiento

Los loteamientos de las áreas verdes, agrícolas y serranías aumentaron en los últimos 10 años por falta de control y planificación, informó el director de Planificación Estratégica de la Alcaldía de Cercado, Jhon Mendoza.
En un recorrido por el Distrito 9, el más grande de Cercado y ubicado en la zona sud, el funcionario dialogó con dos pobladores y dirigentes de la zona de Tiquirani. Una de ellas, Fernanda Torrico, dijo que vive hace 16 años en el lugar y que compró su terreno en 500 dólares con una minuta pero ahora vive en la incertidumbre, porque se trata de un asentamiento ilegal.
“Luz tenemos, agua no, peor alcantarillado. Vivir así significa tener mucha necesidad porque sin agua cómo se puede vivir, hay que corretear detrás de los aguateros que si quieren vienen o no. Aquí nos sacaron 600 bolivianos para el agua y hasta ahora no tenemos nada”, reclamó Torrico.
Los distritos más afectados por los asentamientos irregulares son el 9 (que representa el 46 por ciento de la superficie de Cercado y de vocación agrícola), 8 y 7 entre los principales en el sud. En el norte de la ciudad el área más crítica es la ladera sud del Parque Nacional Tunari, la principal zona de recarga acuífera de la región. 
El director de Planificación señaló que iniciarán procesos legales por el tráfico de tierra. Pero, remarcó que ahora más que planificar lo que se hace es regularizar los asentamientos. 
 

Un pedazo de tierra vale entre 50 y 2.000 dólares

CUADROS DE LA VARIACIÓN DE PRECIOS EN LA VENTA DE LOTES
Los Tiempos
 
OPINIONES SOBRE CRECIMIENTO SIN PLANES
JHON MENDOZA, DIRECTOR DE PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA DE LA ALCALDÍA
“Se prioriza asfalto, no calidad de vida”
Cochabamba creció en densificación urbana, pero no hemos pensado que iba a crecer a través de la migración de manera horizontal y no hemos creado políticas dentro la ciudad para generar criterios de crecimiento vertical (...) Ahora no estamos planificando la ciudad, estamos regularizando porque como se asentaron abrieron calles e hicieron lo que han querido. En estos espacios se priorizan el asfalto, pero no la calidad de vida de las personas.
 
FERNANDA TORRICO, VECINA DE TIQUIRANI  DISTRITO 9
“Los lotes no sirven si no hay papeles”
Es un caos porque es lleno de problemas. El dirigente siempre nos maneja, cuando hacemos una reunión trae a otra gente de otro barrio y nos enfrentamos a golpes y así jamás saldrán los papeles. Yo vivo aquí desde cuando sólo había vera. Las áreas verdes ahora están peleando, por eso como dueños, para nosotros es mejor vender nuestro terreno, porque estos lotes no nos sirven sin papeles y a veces no da ganas de vivir en la zona. No tenemos agua, peor alcantarillado.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada