martes, 28 de junio de 2016

Preparan norma para revertir las viviendas sociales sin uso



La Ley de Pérdida de Beneficio, que permitirá revertir el derecho propietario de viviendas sociales entregadas por el Gobierno que no estén cumpliendo con su función, avanza en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) de Bolivia, y se calcula que será aprobada en agosto.

Desde la Agencia Estatal de Vivienda (AE Vivienda) de Tarija, el jefe departamental, Edson Plata, indicó que esperan la aprobación y reglamentación de la norma para asumir competencia en el tema. Una vez aprobada la ley se tendrá claro el procedimiento a seguir y se podrá identificar cuántas casas presentan problemas, ya que al momento no se tienen cifras. La mayoría se han construido en el área rural.
En contexto, el año 2012 nació en Tarija el programa de viviendas, pero recién el 2013 entró en ejecución física, bajo tuición del Programa de Vivienda Social (PVS). También se tuvo otra instancia, el Fondo Nacional de Vivienda Social (Fonvis), lo que, según Plata, hace necesario crear una base de datos que permita unificar las ejecuciones hasta la actual AE vivienda para iniciar el control.
La inversión en el departamento entre 2014 y 2015 asciende a 205.323.732.04 bolivianos. Actualmente se conoce de denuncias extraoficiales sobre algunas casas que, según se asegura, están sin uso o presentan alguna irregularidad, como haber sido alquiladas o vendidas, pero no se ha recabado ninguna información formal.
El funcionario aprovechó para pedir a la población que conozca de alguna irregularidad que formalice sus denuncias en las oficinas, ubicadas en la calle Alejandro del Carpio casi Ejército. La reglamentación de la ley, según explicó, establecerá los mecanismos y el procedimiento a seguir en los casos irregulares que se encuentren.
Asimismo confirmó que hasta hoy no se ha revertido ninguna casa a nivel nacional ni departamental, pero el hecho de que haya casas que no estén cumpliendo su función social reduce el ámbito de alcance del programa para quien realmente lo necesita, tomando en cuenta el déficit habitacional existente.
Mientras tanto, desde la Asamblea Plurinacional, el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS), Alex Mamani, confirmó que la ley que regulará el tema presenta un avance significativo, ha pasado por la revisión de distintas comisiones del legislativo y es previsible su aprobación en agosto.
Edwin Rosas, presidente de la Federación de Juntas Vecinales de Cercado (Fejuve), manifestó que le parece extraño que las viviendas que no estén cumpliendo su función social. Explicó que resulta paradójico, ya que se conoce que hay una escasez de viviendas para la población y que existen muchos barrios que se han postulado para ser beneficiarios, sin tener éxito en la AE vivienda.
Pese a ello, información oficial de la AE, desde el 2013 al 2015, da cuenta de que se han construido 3.750 casas en el departamento. Donde se tiene que la mayor incidencia es en la provincia Gran Chaco, con 800 viviendas concluidas, 194 en ejecución y 170 en gestión, para un total de 1.164; le sigue Arce, donde se tiene 468 concluidas, 300 en ejecución y 50 en gestión, sumando 818; en cuanto a Méndez, presenta 239 casas acabadas, 500 en ejecución y 50 en gestión que hacen un total de 789; Avilez, con 169 concluidas y 200 en ejecución, que suman 369; y casi al final de la lista está Cercado con 300 viviendas concluidas y 50 en gestión, sumando 350; finalmente se halla O´Connor, donde se tienen 250 en proceso de ejecución.

La Fejuve solicita a la AE suavizar requisitos

El presidente de la Fejuve, Edwin Rosas, expresó que, por los requisitos, ningún barrio del área urbana de Cercado pudo acceder al programa, ya que quienes precisamente necesitan de colaboración presentan problemas de documentación, y es un requisito de la AE que los beneficiarios estén con los papeles en orden. Por ello pidieron, flexibilizar algunos requisitos. Se trata de créditos para construcción y mejoramiento en Las Barrancas, Torrecillas, Pampa Galana y otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada