jueves, 21 de julio de 2016

Oruro Incertidumbre y tensión en urbanización "Las Praderas"

Como sucede en varias juntas vecinales nuevas, en la urbanización "Las Praderas", ubicada en el extremo Norte de la urbe, al lado Oeste de la doble vía Oruro-La Paz, surgen denuncias de avasallamientos y réplicas contrarias, provocando un clima tenso y de incertidumbre en la zona

Según explicación de un representante de los vecinos, quien por temor a represalias prefirió guardar su nombre en reserva; esta urbanización fue creada legalmente el 2002 y desde entonces se ha realizado trámites pertinentes ante el Municipio y Derechos Reales, a tal grado que en la actualidad cada uno de ellos ya cuenta con documentos individuales saneados.

Agregó que al margen de tener documentos al día, tienen también impuestos cancelados por diversos conceptos (inmuebles, tasas y servicios), por lo que se consideran legítimos propietarios y exigen que ese derecho se les respete.



URBANIZACIÓN

FANTASMA

Los vecinos de urbanización "Las Praderas", hicieron conocer su indignación porque de un tiempo a esta parte, apareció un grupo de personas a la cabeza de Ricardo Saavedra Quinteros, que comenzó a amedrentarlos e incluso agredirlos aduciendo la existencia de otra urbanización de nombre "Santa María" cuya extensión supuestamente alcanza hasta el terreno que ellos están ocupando desde hace tiempo.

"Nosotros hemos verificado, incluso con una certificación de Derechos Reales, que esa urbanización no existe; por lo que hacemos esta denuncia pública de que nos están avasallando", aseveró el vecino afectado.

"Con sorpresa, nos hemos enterado que hace unos tres meses atrás, una vecina ha sido avasallada en su casa. No solo le agredieron físicamente, sino también derribaron los muros de su construcción y lo peor, ahora existe una denuncia en su contra. Es extraño cómo las autoridades no dan crédito a quienes sí tenemos documentos", enfatizó, a tiempo de exhibir un plano de "Las Praderas", además de otros documentos de prueba.

Contó que en días recientes, los avasalladores han llegado acompañados de fuerzas policiales para amedrentar a los vecinos; lo cual consideran que es una injusticia total; mucho más cuando cuentan con documentos legales.



TEMOR

Otra de las vecinas, en declaraciones a LA PATRIA, pidió que de una vez por todas las autoridades en Oruro pongan orden y se haga respetar el derecho propietario bien consolidado.

"Como ustedes están viendo, aquí varios de nosotros ya hemos hecho construir nuestra casita, haciendo un gran sacrificio, pero ni siquiera eso respetan. Vienen en grupo, nos amedrentan, nos golpean. En la noche ya tenemos miedo caminar en esta zona, porque en cualquier momento podemos ser atacados. Queremos que haya justicia", enfatizó.



ACUSADO

El ciudadano Ricardo Saavedra Quinteros, arquitecto de profesión y acusado de avasallar terrenos, lamentó que este tipo de asentamientos estén proliferando desde hace tiempo y utilizando la técnica de victimizarse, acusen a los verdaderos propietarios de incurrir en hechos irregulares, cuando pasa lo contrario.

El abogado de Saavedra, Avelino Murillo Salvatierra, explicó que el 2014, su cliente adquirió esos terrenos de René Callejas y que en la actualidad, ese proceso de compra se encuentra en instancias del Gobierno Autónomo Municipal de Oruro (Gamo), pero desde el momento en que compró esos predios, ha procedido a su ocupación física.

"Extrañamente, desde hace unos meses atrás, se ha tenido la presencia de asentamientos clandestinos y ante ese hecho, se ha presentado una denuncia de forma oportuna ante el Ministerio Público y actualmente se encuentra en proceso de investigación signado con el número 16/16 de avasallamiento", explicó.

Lamentó que a partir de esta semana un grupo más numeroso de estas personas ha ingresado en el sector con volquetas, palas mecánicas y demás, para realizar construcciones y demoliciones de algunas propiedades que no les pertenecen, por lo que una vez más, se decidió iniciar otro proceso contra ese grupo de desconocidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada