miércoles, 9 de noviembre de 2016

Quieren edificios con más de 14 pisos

A diferencia de otras ciudades, en Cochabamba existe una norma que frena la construcción de edificios y viviendas. Está vigente la normativa 3011 que prohíbe más allá de 14 pisos en algunas zonas, en otras solo deja dos pisos y en el centro de la ciudad no permite ninguna intervención que no sea la restauración por ser el centro histórico.

El Colegio de Arquitectos hizo una representación ante el alcalde José María Leyes pidiendo cambiar esta normativa. El presidente, Rafael Sainz, señala que esta prohibición provoca un caos y una ciudad no planificada, considerando que la ciudad ha crecido sin tener los servicios básicos para una convivencia digna.

El presidente de la Cámara de Constructores, de Cochabamba, José Antonio Siles Hinojosa considera urgente esta modificación a la normativa “caso contrario se construirá en los pocos espacios que tiene la ciudad, el terreno se elevará más de precio y también los departamentos”.

El vicepresidente de la Cámara, Jorge Calizaya, va más allá y vaticina que de poco las construcciones se irán “comiendo” las áreas verdes o el Parque Tunari. En tanto que, el gerente general, Marcelo Vargas, asegura que no se podrá crecer más y quedará estancado. Sainz pide al Alcalde que cambie su equipo técnico porque desconocen la actividad.

Se construyen más comercios que fábricas

En Cochabamba se construyen más centros comerciales y departamentos que fábricas, observa la arquitecta María Isabel Caero.

Señala que en las construcciones verticales (edificios) se aprovecha al máximo cada metro cuadrado en el intento de lograr mayores ganancias. “Los departamentos son muy pequeños y ello atenta a la calidad de vida de las personas”.

Advierte el crecimiento desmesurado de construcciones en altura, porque lo que se pretende es mayor acumulación de capital. “Se construyen departamentos, pero también centros comerciales como los dos mall que se van a estrenar pronto. Todo se ha convertido en negocio, en ganancia y no es prioridad crear fuentes de empleo (fábricas)”.

En esta misma lógica de comercialización señala que los dueños de casa o inquilinos que vivían en la zona central, ahora han optado por irse a la zona norte dejando esos espacios como tiendas.

Coincide en señalar que Cochabamba no tiene un estilo propio como sucede con la arquitectura andina.

Observa que también las instalaciones de agua potable y alcantarillado ha colapsado porque fueron instaladas para una menor cantidad de habitantes. Llama a mantener el patrimonio de Cochabamba y también preservar las áreas verdes, afectados en los últimos años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada