domingo, 6 de enero de 2019

Inmobiliaria: Santa Cruz, segunda urbe más rentable de Sudamérica por encima de Buenos Aires y Rio



Mientras las vacilaciones y altibajos envolvían a un sector inmobiliario regional afectado por la coyuntura económica durante 2018, en Bolivia se perfiló un pedestal para esta industria donde se exhibe a Santa Cruz de la Sierra como la segunda ciudad más rentable de América del Sur. Según el informe de Infocasas.com.bo La rentabilidad en Bolivia, la capital cruceña muestra una utilidad promedio anual que oscila entre el 6% y el 8%.

Estas cifras, que están por encima de urbes como Buenos Aires y Río de Janeiro (entre 4% y 7%, en ambos casos) y que rozan el nivel de ciudades como Miami (entre 7% y 10%), se observan mayoritariamente en las denominadas ‘zonas calientes’ como Equipetrol, Urbarí, Hamacas, la zona norte y la zona central, donde los inversores y capitalistas apuntan a los alquileres a partir de la demanda habitacional en esas plazas, según expone el estudio.

Asimismo, concluye que la rentabilidad tiene una tendencia a mantenerse estable en los distintos mercados de América del Sur donde se generan picos de oportunidades de inversión en zonas en alza que pueden conocerse a raíz de flujos de información para reconocer espacios que están por encima de la media como nuevas construcciones, proyectos habitacionales, áreas de desarrollo comercial y empresarial, así como centros de estudio, urbanizaciones y condominios.

Según estadísticas del portal inmobiliario, el promedio del valor de un alquiler de un departamento de dos dormitorios en Santa Cruz está en la órbita de los $us 660 y en comparación con las grandes ciudades de la región el metro cuadrado es más asequible ($us 1.021), por lo que la ‘ciudad de los anillos’ es también donde se puede comprar la mayor cantidad de terreno con un salario promedio (0,74 m2).

Desde la Gobernación de Santa Cruz, el asesor general, José Luis Parada, resaltó que Santa Cruz es la ciudad número 14 que más crece a escala global y cada año llegan 60.000 nuevas personas –según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE)– que demandan servicios básicos, entre ellos salud y vivienda, por lo que ve que existe una necesidad de generar recursos para hacer inversiones y programas habitacionales para los nuevo cruceños (que actualmente rondan los tres millones).

“Vemos que las cifras de crecimiento poblacional no van a bajar porque el potencial del sector productivo es alto y hay otras actividades como la industria, el comercio e incluso la minería y el sector energético. El tema de vivienda debe acompañar la llegada de la gente y de una u otra manera se deben generar estos servicios”, sostuvo Parada.

Más pequeño, más rentable

Al ser consultado sobre el tema, el analista inmobiliario Nicolás Urioste señaló que los inmuebles que figuran una rentabilidad en torno al 8% son solo los monoambientes o departamentos de un dormitorio por el incremento en la demanda de este tipo de viviendas por parte de los jóvenes o por quienes apuntan al público extranjero a través de sitios como AirBnb. Aseguró que en otras zonas la rentabilidad es del 5,5%.

Además, Urioste agregó que el inversor debe determinar si prefiere generar rentas mensuales altas o una plusvalía alta. “En términos generales, la construcción se deprecia, mientras que la tierra tiende a subir, por este motivo los departamentos tienen menos plusvalía que las casas. Quienes buscan duplicar su inversión deben apostar por terrenos donde exista proyección de desarrollo de la ciudad”, apuntó.

En esta línea, Gustavo Pereyra, socio del Grupo Forza y líder de la marca Smart Studio, también manifestó que mientras más pequeña es la propiedad más alta es su rentabilidad y que no se debe generalizar, ya que varía según el enfoque del proyecto –residencial, comercial o de oficinas; en estos dos últimos casos la rentabilidad es mayor de acuerdo con el informe–, pero la particularidad de crecimiento en Santa Cruz trae nuevas oportunidades de negocio.

De esta manera, el grupo mantiene establecida una firma administradora de activos, Go and Rest, que toma los departamentos de clientes y los ubica en vitrinas de alquiler de portales como Booking y AirBnb que compiten con cadenas hoteleras. “Con Smart Studio tenemos 11 proyectos de esta naturaleza y se trabaja con otros dos que se han ido captando. En julio nacerá el primer edificio completamente pensado para este tipo de plataforma”, detalló el ejecutivo.

Por su parte, el gerente general de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), Javier Arze, aseveró que existen proyectos ambiciosos para negocios de alquiler y que el 42% de los cruceños no tiene vivienda propia, por lo que existe una demanda de arriendo, aunque no pasa por su mejor momento.

Además, Arze acotó que por octavo año el sector privado lidera la escala de crecimiento de la construcción en Santa Cruz y esto ya despertó el interés de otros países, por lo que se alista un encuentro regional para analizar e interiorizar las experiencias del sector inmobiliario.

Desde la Cámara Inmobiliaria de Santa Cruz (Cicruz), hicieron una diferenciación señalando que los alquileres están direccionados mayormente a inversionistas, el comprador final que quiere obtener rentas mensuales de su inversión, mientras los desarrolladores inmobiliarios son los encargados de generar el proyecto hasta la entrega del producto final al comprador o inversionista.

"Debido a que estamos atravesando una caída (un 10% aproximadamente) en los precios por la sobreoferta de alquileres y la existente desaceleración en el país, sera muy difícil no continuar experimentando una baja de otro 10% en los precios para la gestión 2019", estipula el informe del Directorio de Cicruz.

Además, la reseña de Cicruz expone que Santa Cruz se caracteriza por atraer capital extranjero constantemente y que hay nichos del mercado inmobiliario que deben explotarse -saturar el mercado de alquileres solo ocasionara una caída fuerte en los precios para el 2020- con las experiencias que tienen otros mercados internacionales, ya que Santa Cruz tiene espacio para crecer horizontal y verticalmente y esto es algo bueno y atractivo para los inversores de afuera.

El presidente de Century 21 Bolivia, Ives de Chazal, explicó que si bien la demanda de alquileres en Santa Cruz es alta, ahora los precios son más ‘sinceros’, es decir, se ajustan a su valor real respecto a las propiedades en venta. También señaló que el 70% de las transacciones de la empresa en Bolivia son alquileres y su perspectiva de rentabilidad concuerda con el informe revelado por Infocasas.

Entretanto, el gerente administrativo del Grupo Intercontinental, Gary Terrazas, también advierte tomar en cuenta las zonas universitarias, donde existe un repunte de alquileres y construcciones.

La Paz. En la sede de Gobierno, las zonas mejor posicionadas son Calacoto (6,1%) y Achumani (4,9%), debido a su buena conectividad, con grandes avenidas y zona comercial activa, además de contar con todos los servicios, según apunta el estudio. La rentabilidad global de la capital paceña está entre el 5% y 6% anual.

Cochabamba. En esta ciudad, Sarco cuenta con varios condominios y se encuentra a pocos minutos del centro, mientras que Cala Cala, también cerca del centro, es una atractiva zona residencial con espacios verdes. Ambas tienen una rentabilidad promedio anual del 5,9%, según el informe.

LAS CIFRAS

8,27%

De rentabilidad promedio en Equipetrol, la zona mejor posicionada de la capital cruceña. Está cerca del centro de la ciudad, cuenta con una intensa actividad empresarial y goza de todos los servicios urbanos.

$us 660

Es la media de alquiler en Santa Cruz. La rentabilidad de oficinas es más alta por el flujo de inversión de empresas extranjeras, así como un auge de pymes que buscan locales para establecerse. Impacto. Las edificaciones verticales se apoderan de Equipetrol, la zona más rentable de la ‘ciudad de los anillos’.

viernes, 4 de enero de 2019

“Un dolor de cabeza” las deudas de mantenimiento

Entre el 15 a 20% de los propietarios de edificios y condominios de la ciudad no pagan o quedan en mora en el pago de mantenimiento en muchos casos meses y hasta años, perjudicando a la mayoría de los habitantes que se ven afectados por unos cuantos que incumplen con su responsabilidad y cobrarles es todo un drama. Los administradores de los edificios o quienes se encargan de cobrar los gastos de mantenimiento, tienen varios problemas en su función, razón por la que se puede observar varias listas de deudores en letreros de todo tamaño y forma en las entradas de los edificios o en los ascensores, intentando persuadir a los morosos de cumplir con sus pagos colectivos.


ALTO PORCENTAJE


Una encuesta a los encargados o administradores de edificios, revela que entre 15 a un 20% de los residentes no logran cancelar el mantenimiento mensual debido a muchas razones y argumentos de los dueños de propiedades horizontales, por ejemplo: falta de dinero, se dejan vencer y se acumulan las cuotas, otros se ocultan, un mínimo sector deja su propiedad vacía por viaje. En otras palabras, no les gusta pagar ese rubro.

Un 5% cancela sus expensas, pero que no lo hacen de manera puntual sino circunstancial o caso contrario cada dos meses, pero no puntualmente. Mientras que el 15% hace lo imposible por no pagar y seguir postergando el pago de los servicios básicos de mantenimiento, especialmente en condominios y edificios.

NECESARIO

La provisión de pagos es necesario para mantener el inmueble, en este caso se trata de edificios y condominios, muchos gastos se relacionan con el mantenimiento: como el seguro de la infraestructura, honorarios del administrador, portero, consumo de agua, energía eléctrica en áreas comunes, motores de bombeo de agua a los tanques, mantenimiento de ascensores por solo citar algunos, luz eléctrica de áreas comunes.

De un total de 45 edificios y condominios encuestados, los administradores o encargados, admiten que un 75 y 80% cumplen con los pagos en las fechas establecidas, pero que el resto tiene diferentes argumentos para no hacerlo “la mora en muchos casos es por años” explica don Ramón Uzquieta, encargado de hacer cobros en un edificio del centro de la ciudad de La Paz.

“SE ENOJAN Y MOLESTAN”

Advierte que los propietarios se enojan y molestan, porque cumplan con las expensas “se enojan, no te dan chance a cobrarles o evitan chocarse con los encargados de la recaudación. Entonces nos vemos obligados a colocar letreros en las entradas de los edificios”, sostiene. Supone que habría que eliminar el término Mantenimiento Común y de los reglamentos “debemos hablar siempre de gastos comunes”.

Mientras que la Sra. Lidia Campe, afirma que la distribución de las deudas por pagar, se hacen de manera justa, en muchos casos y que si alguno deja de pagar no se puede cancelar el mantenimiento y menos el agua “por lo general es lo que se paga. El monto es prorrateado por el servicio de porteros, limpieza, administrador, seguridad en otros casos. En realidad, es otro alquiler que deben pagar los dueños”.

¿GASTOS COMUNES?

Los gastos comunes son para todos los propietarios de manera igual (salvo en algunos casos se paga por superficie), sin ningún tipo de discriminación y destinados a un mismo propósito. El pago es obligatorio, se trata de una obligación que nace por la titularidad real sobre una cosa determinada.

El gasto común es sinónimo de expensa sobre una propiedad sea ordinario o extraordinario se incluyen todos aquellos que se originan con la administración, conservación, funcionamiento y mantenimiento de los bienes comunes.

Los gastos que se realicen con el pago de las cuotas de gastos comunes deben beneficiar a todos los propietarios en general ya sea directa o indirectamente y no perjudicar como en algunos casos que deben iniciar juicios a los dueños para que cancelen los gastos comunes.

No hay que olvidar que con las expensas se paga luz, agua, gas, empleados, mantenimiento, administrador, otros gastos necesarios, y sin ellos el inmueble se hace inhabitable y se convierte en un peligro para sus residentes.

Algunos edificios incrementan el pago en un porcentaje, en caso de retraso. La morosidad de tales expensas sube en porcentaje convenidos, caso contrario una cuota fija, sobre el monto total de gastos comunes que dejan de pagar, más los gastos en que se incurra para el cobro de dichas expensas.

DISPOSITIVOS PARA COBRAR

Los encargados o administradores, anuncian que a los “morosos” la junta de propietarios por lo general envía comunicados y cartas para tratar de persuadir, y en caso de no abonar el monto adeudado, se podría iniciar un proceso legal.

“En algunos reglamentos internos en casos de no pagar la cuota de mantenimiento por tres meses consecutivos, el presidente de la junta de propietarios seguirá el proceso judicial, donde se podría solicitar al juez medidas cautelares que afecten el patrimonio del propietario deudor, como por ejemplo, embargo en forma de retención de sus cuentas bancarias o de algún bien que tenga el valor del monto adeudado, el cual sería objeto de remate al final del proceso judicial en caso de que no se cumpla con pagar la deuda”, firma Severino Churqui, que realiza la contabilidad de un edificio.

EN CASO DE COMPRA

Los abogados recomiendan que antes de adquirir un departamento, alquiler, anticrético, el interesado debe solicitar un estado de cuentas de los pagos de mantenimiento, con el fin de saber si existen deudas que recaen sobre el bien que desea comprar para no llevarse sorpresas después. No es el mismo caso cuando se adquiere una propiedad horizontal nueva.

REPERCUSIONES

Los administradores aseveran, que de no pagarse las mensualidades, se perjudica a un buen sector de los habitantes, debido a que no se puede cubrir los gastos y se arrastran los pagos.

Con el aumento de la morosidad, las reparaciones se van postergando, el mantenimiento decae y el edificio se deteriora prematuramente y luego se tienen que hacer cuotas extraordinarias, caso contrario las propiedades horizontales se deprecian y pierden su valor, aunque contrariamente los montos de mantenimiento son ajustados en porcentajes cada año.

En muchos casos la morosidad crece junto con el aumento de las expensas. Y estas se vienen encareciendo debido a una serie de causas.

Hay que agregar que el principal factor de este aumento, es el costo del sueldo de los encargados de la administración, que puede representar un ajuste también cada año, además de pagos de AFP, Caja de Seguro Social y otros, según indicaron los especialistas en administraciones y consorcios.

La tasa de morosidad es dispersa en función del barrio y el tamaño de las propiedades. Mientras en algunos edificios es nula, en otros es muy alta, según los datos cotejados en la encuesta.

Son pocos los edificios que tienen un fondo de reserva destinado a enfrentar contingencias vinculadas al mantenimiento del edificio, y en muchos casos sólo se atienden las de primera necesidad.

EN OFICINAS DEL CENTRO

Bajo este mismo régimen funcionan el cobro de mantenimiento de oficinas en el centro de la ciudad que gran parte están en alquiler, anticrético o caso contrario ocupados por los mismos propietarios y el panorama no cambia, pues la lista de morosos en el pago del mantenimiento es larga y casi constantes y en algunos casos con montos elevadísimos, provocando poner en riesgo el bien inmueble, ya que muy fácilmente pueden perderlo en un juicio ante el resto de propietarios.

DETECTANDO RAZONES DE LA MORA

-Porque perciben que su edificio está mal administrado.

-Advierten que se les cobra en exceso.

-Señalan no habitar en su departamento o no usan los servicios.

-Porque, finalmente, es difícil cobrarles.

-No tienen dinero para pagar.

-Se trata de algunos que tienen en anticrético o alquiler.

-Porque son tramposas algunas personas y actúan de mala fe.



¿Qué hacer con vecinos ruidosos?

La vida en comunidad se ha ido haciendo cada vez más difícil. En Bolivia como en el mundo, los expertos señalan que existe menos vida de barrio que en décadas pasadas.

Según algunos investigadores, esto se debe a que las familias se han acostumbrado a recluirse en sus hogares sin oportunidades ni espacios para interactuar con los vecinos, perdiendo el contacto, el sentido de pertenencia y la compañía de los amigos del barrio.

Lamentablemente, por no conocer a los vecinos resulta difícil resolver los problemas que naturalmente se producen en comunidad, como son los ruidos en el día aún más por la noche.

Antes que nada, hay que tener en cuenta que para las normas los conflictos entre vecinos son generalmente incomodidades o molestias normales que se dan en la vida en común y que deben ser soportadas para permitir la convivencia.

Sólo cuando esas incomodidades pasan el límite de lo tolerable es cuando entran a jugar las acciones legales.

Por lo mismo, cuando se tienen problemas con un vecino, la primera reacción debe ser reflexiva: ¿Estaré siendo exagerado? La respuesta a esta pregunta siempre va a depender de distintas circunstancias: es distinto si es la primera vez que siente un ruido de fiesta en casa de su vecino a si las fiestas y el ruido tienen lugar todos los días de la semana y hasta altas horas de la noche.

En todo caso, es difícil darse cuenta del límite entre lo tolerable y lo intolerable, por eso, para actuar con criterio es recomendable compartir las opiniones con el resto de la familia o, si se puede, con otros vecinos.

En segundo lugar, si después de pensarlo toma la terminación de hacer algo, considere la posibilidad de hablar cara a cara con su vecino. La mayoría de las veces se puede tener una conversación en la que probablemente note que su vecino ni siquiera esté consciente del problema.

Incluso pueden tomarse acuerdos sin tener que recurrir a policía o tribunales; en caso de fiestas, se pueden fijar fechas y horarios compatibles.

La calma y la creatividad podrían permitir llegar a soluciones aceptables en que ambas partes estén dispuestas a ceder. Si recibe una respuesta negativa, deje abierta la puerta de su amabilidad, nunca sabe cuándo su vecino puede recapacitar.

Ante un fracaso en la conversación cara a cara, algunos recomiendan comunicarse con el vecino por escrito: describir la situación y exponer sus argumentos hacen más convincente su posición y puede generar una actitud más receptiva. Si después de haber intentado solucionar el conflicto por su cuenta no ha encontrado salida a los problemas de vecindad, existen otras vías disponibles, expulsión mediante la policía y junto a los vecinos.

Además, hay que considerar que los dueños de los departamentos también son responsables de las molestias que provoquen sus arrendatarios, razón por la cual el dueño del inmueble va a ser también responsable de las multas.

Esta situación ha llevado a algunos a afirmar que los contratos de arrendamiento tienen un incentivo implícito de arrendar el inmueble a personas que puedan mantener buenas relaciones con los vecinos, aunque muchas veces es simple teoría o postura engañosa de los alquileristas o anticresistas.

Sin llegar a esos extremos, las molestias causadas por otros vecinos es una de las quejas más frecuentes de los que viven en comunidad.

El proceso que se debe seguir para acabar con ellas es relativamente sencillo en teoría, aunque en la práctica suele hacerse más cuesta arriba. Para actuar contra el vecino indeseable, el presidente del edificio, condominio u otros, debe avisarle de la molestia en cuestión y pedirle expresamente el cese de estas actividades. Si el infractor persiste en su conducta, el presidente puede denunciarle en el juzgado de primera instancia, pero para ello debe contar con la autorización del resto de vecinos, que tendrán que haberse reunido previamente en junta extraordinaria y aprobar el inicio de las acciones legales correspondientes.

MOTIVOS DE DENUNCIA

Las quejas más frecuentes se producen por ruidos, vibraciones y humos, aunque en este tipo de denuncias la casuística es muy variada. Otras de las molestias que pueden motivar una acción legal son el almacenamiento de sustancias peligrosas, los malos olores -procedentes, por ejemplo, de un bar con una instalación de ventilación inadecuada-, o los negocios gravosos para la comunidad, como las clínicas o las academias (por la afluencia de gente en las escaleras o el ascensor), siempre que se demuestre que son un verdadero problema para los vecinos. Sin embargo, los límites de la legalidad no siempre son fáciles de establecer.

El ruido es, además del motivo de la mayoría de quejas, el único con unos límites claros en la legislación. La ley establece en locales públicos y que por cierto es ensordecedor, que el nivel de ruido no podrá pasar de 75 decibelios durante el día de 8:00h a 21:00 horas ni de 85 decibelios por la noche.

Asimismo, la realización de obras, que deben contar siempre con la aprobación municipal, está prohibida fuera del horario diurno. También aclara que, para ser delito, los excesos deberán ser continuados, por lo que nadie puede ser denunciado por una noche de fiesta hasta cierto horario prudente.

Alquileres que corren sin control alguno

Los proyectos de construir nuevas viviendas sociales en el país al parecer no es la solución para la gente que gana un sueldo mínimo nacional en las ciudades, ya que muchos de los bolivianos no pueden acceder a la casa propia y si lo hacen tienen que trabajar en dos o tres trabajos diferentes durante toda su vida y aun así no lo logran, aún peor si recurren a préstamo del banco o financieras.

La vivienda en las ciudades, se ha convertido en el gran negocio de bancos y también por parte del Estado que solamente construye para algunos sectores afines y se trata de mono viviendas, en superficies totalmente pequeñas y terminan viviendo en la promiscuidad.

Los cierto es que, un buen sector prefiere alquilar ambientes para su familia, pareja, individual, debido a la urgente necesidad de asegurar su estadía y terminan pagando costos altísimos por las “viviendas sociales”, sean privadas o familiares, que de pronto es el gran negocio de dueños de casa y operadores de bienes inmuebles que encarecen aun más los precios en el mercado.

EN ALQUILER

Metro Cuadrado accedió a varios ambientes en la ciudad, verificando que en muchos casos se alquilan la peor infraestructura en casas de familia y normalmente están ubicados en los peores lugares de la casa como sótanos, subterráneos y en espacios que realmente aparentan ser celdas, ya que los dueños limitan y prohíben un desarrollo social de las personas y familias.

El arrendar ambientes en la ciudad de La Paz, como en el resto del interior del país es el gran negocio, rubro que no está regulado en los montos a cobrar y menos en las exigencias de construcción adecuadas para rentar ambientes, siendo “libre” provoca preocupación, porque existen montos de alquiler que están fuera de los ingresos de los bolivianos.

Por ejemplo, un garzonier en alquiler (de moda) es arriba de los 1.500 bolivianos y si alguien percibe el sueldo básico, no le resta dinero para alimentarse y peor para el trasporte, ni soñar en ahorrar y menos en hacerse de familia.

La misma suerte corren los alquileres de habitaciones sean de uno, dos, tres habitaciones con cocina y baño compartido o privado, pues los montos van desde 400 bolivianos, tan solo para un cuarto, sin baño y menos cocina y justo en la superficie para una cama y con suerte una mesa y vive aislado de los otros servicios. Los dueños de casa, el ofrecen el peor lugar y no les interesa si se enferma por ambientes insalubres, y en la mayoría de los casos, la incomodidad.

La radiografía de la vivienda en La Paz y otras ciudades, refleja en algunas situaciones humillantes, ya que ofrecen ambientes sin derecho a cocina ni ducha, cuartuchos sin ventanas, húmedos y en medio de ruidos por parte de los dueños de casa que no les interesa, ya que no existe control alguno y menos regulado, lo que les importa es ganar dinero seguro y mensual. “¿Y por qué está cobrando 2.800 bolivianos por el departamento? Y contesta el arrendatario es que tengo que pagar al banco, otros dicen es que tengo cancelar la pensión de la universidad de mi hijo, es para la comida del mes y otras razones personales. Lo que implica que los dueños de casa acomodan los cobros a sus necesidades particulares y no toman otros parámetros, por ejemplo, el sueldo mínimo nacional. Entonces, cuál es el parámetro que asumen los dueños de casa para colocar un precio de alquiler a una habitación o más, garzonier, departamentos, también anticréticos. Ahora el MIXTO que es ilegal y un abuso.

Se entiende que los dueños de casa alquilan sus ambientes con el criterio de resolver su problema económico y no existe control alguno del Estado del abuso que realizan los dueños en el mercado de arriendo de viviendas.

A eso hay que sumar que hace poco aparecieron los hoteles familiares, que alquilan por internet a turistas y visitantes del interior del país, pues en el mundo esta modalidad ya vigente y en el país ya ingresó esta nueva modalidad. Se trata de grupos de pareja o una sola que contratan ambientes por internet y ocupan los ambientes por días, semanas, puede ser en La Paz, Cochabamba, Santa Cruz u otras ciudades, se llama hoteles familiares y con este sistema, los hoteles oficiales son menos requeridos por sus precios altos. Parece que no puede haber algo más desalmado en cuestiones de alojamiento, cuando hablamos de alquileres, anticréticos, mixtos (ilegal) que desestabilizan a las familias, porque esa itinerancia provoca que solo piensen en dónde van a comer y dormir al día siguiente.

Son personas atrapadas en las redes de las inmobiliarias que cada año y por estas épocas buscan ambientes para alquilar o con suerte un anticrético y ahora se inventaron mixto, pues paga un monto de dinero en anticrético y encima cada mes paga un alquiler, siendo una “avivada criolla”, que está al margen de la ley.

NO PAGAN IMPUESTOS

Sea como fuese, lo cierto que estos “arrendistas” no facturan y eluden impuestos, según declararon las personas que fueron consultadas por metro cuadrado.

ESTUDIANTES

A esto hay que agregar del gran negocio de alquileres con los estudiantes en universidades. Los dueños de casa incluso han construido ambientes para este alumnado que viene del interior del país y se aprovechan de los jóvenes y se puede comprobar en las inmediaciones de universidades de Obrajes, Sopocachi, Miraflores, San Jorge, Alto Obrajes y otras zonas. Y se trata tan solo de simples habitaciones reducidas, claustrofóbicas y nada más, no tiene vida social, no come, menos visitas, pues las prohibiciones están fuera de una buena estadía.

CONDICIONES

“Alquilo habitación a parejas sin hijos” o la demanda de una mujer: “Busco alojamiento con derecho a fumar y llevar a familiares”, “alquilo ambiente, sin perros”. La ley de la oferta y la demanda provocan que los precios se disparen y “hasta exigen de manera abusiva una garantía de dos meses sean en garzonier, habitación, departamento”, señala María Ch. Luz, que justamente periódico en mano busca un alquiler.

Agrega que “Es muy difícil conseguir habitaciones por el centro de la ciudad de La Paz, es para ahorrar el transporte y no quiero vivir. Muchas personas viven en alquiler toda su vida, en el mejor de los casos en anticrético y ante esta necesidad latente los dueños de casa se aprovechan”.

VIVIENDA INSALUBRE


Aunque parece una exageración existen límites de horarios para usar el agua y la luz” y Raúl Vera L. que se dedica al rubro, reconoce que las familias son el colectivo que tiene más dificultades para alquilar cuartos, porque muchos no quieren con niños.

Hay ocasiones en que los pequeños tienen que permanecer confinados en la habitación al estar mal visto que alboroten y correteen por el piso. Y si, se viene con un perro, sus opciones de alquilar es cero, quizás en este caso pueda entenderse, pero no de los niños.

ALQUILERES ALTOS


Las familias vulnerables que no tienen una casa propia podrían mejorar su situación si el gobierno regula los montos de arrendamiento en las distintas modalidades, quizás, tomando en cuenta el salario mínimo nacional.

Vera, afirma que “si hubiera voluntad política para ello podría regularse este rubro que afecta a un buen sector de los ciudadanos, aunque estamos muy lejos de eso, ya que los políticos de turno están en otras cosas. No les interesa el bienestar de las habitantes de la ciudad, sino de los habitantes del campo y cocaleros”.

“Se tiene índices altos de precios para alquileres, el cobro de los importes por alquileres, no es coherente al salario mínimo nacional de las personas, además de no estar regulado y entonces los dueños de casa cobran lo que ven conveniente y de acuerdo sus intereses necesidades económicas…” ¿pero, bajo qué parámetros se determinan los montos?

Mostrando de esta manera la pobreza en la cual estamos, ya que el movimiento de dinero, cada vez es más abismales en el país, pues la gente recibe su sueldo y a la hora de repartir se queda sin nada en el bolsillo. Es que sube los productos en el mercado, ropa y otros, la luz, agua, y nadie dice nada a eso sume el alquiler de viviendas, no le alcanza, aunque trabajen en pareja, ni pensar en procrear niños”

COMER MENOS PARA PAGAR EL TECHO


La situación empeorará en los próximos años, según los operadores en bienes inmuebles, que estiman que hay un sector de personas de jubilados que cobra pensiones bajas y están parados de por vida y claro en el tiempo de laburo no lograron superar su aporte de 400 bolivianos y con ello mantenerse en el futuro es imposible. Entonces termina buscando trabajo de lo que sea, para cubrir el alquiler.