miércoles, 7 de diciembre de 2016

Treinta, 40, 50 pisos: El boom de los rascacielos en Bolivia



Por segunda vez en casi medio siglo, Bolivia experimenta un auge en la edificación de rascacielos. En este tiempo, la fiebre de mega construcciones se expande hacia el denominado eje central del país y a la capital del Estado, Sucre. Este salto urbanístico resulta tan notable que de concretarse uno de los proyectos, ya en promoción, se ingresará en las listas “top del continente.

No es para menos, en el último lustro, se pasó de las cotas marcadas por las 25 plantas y los 100 metros. Al menos 5 edificios superaron los 30 pisos, se construye uno de 40, y se anuncian dos de 40, uno de 47 y otro de más de 50. Ello implicará bordear los 200 metros de alto, allí donde se inscriben los reyes de hormigón en las alturas latinoamericanas.



HACIA LOS 200 METROS DE ALTO

La Torre Monterrey, en Santa Cruz, y la “Ciudad Empresarial Toyosa”, en La Paz apuestan a esos sitiales. Los responsables del primer proyecto se aprestan a iniciar obras a principios de 2019 y prevén haber concluido los 47 pisos de la estructura para mediados de 2019. Tendrá un costo aproximado de 50 millones de dólares.

Mientras que la “Ciudad Empresarial Toyosa” comprende un conjunto de siete edificios, dos de 40 plantas y la torre principal de “más de 50 pisos”. Todo el complejo costará, según trascendidos, más de 300 millones de dólares. Se ha anunciado que estará completamente construido para el año 2021.

Cuando ambas edificaciones se concluyan, se ubicarán entre las seis más altas de Sudamérica y entre las 30 más elevadas de Latinoamérica. Si “más de 50 pisos” implica superar los 196 metros, la torre de Toyosa será el cuarto edificio más alto del Cono Sur. Esto significaría 54 a 55 pisos de dimensiones standard.

Hoy, la torre Costanera de Santiago de Chile (300 metros y 62 plantas) es el edificio latinoamericano más alto. Las dos Parque Central de Caracas (225 y 56) completan el podio subcontinental, pero son más bajas que 10 edificios panameños que las relegan a nivel latinoamericano. El Hotel Estelar de Cartagena (202 metros y 50 plantas) y la Torre Colpatria de Bogotá (196 y 50) completan el “top 5” sudamericano.



UNA PUGNA POR EL CETRO

Y hoy, en Bolivia, fruto del nuevo boom de rascacielos, detenta la marca la torre Girasoles, ubicada en el barrio de Sopocachi de La Paz. Tiene 38 pisos y 150 metros de altura. Fue estrenada en 2014. Destronó a la “Casona”, el edificio cruceño de 27 plantas y 127 metros y al también paceño Mario Mercado de 31 pisos y 119,5 metros. La primera edificación fue estrenada en 2009 y destaca por una vistosa antena de 10 metros que le permite mantener el subcampeonato. Mientras que el edificio Mario Mercado fue concluido a fines de 2015. En La Paz hay otros tres edificios de 30 pisos y otros cinco más que superan los 100 metros. Todos los rascacielos mencionados serán relegados en el segundo semestre del venidero 2017 por otra ciudadela de esas que apuestan por las grúas y los andamios: las torres del Poeta.

Se trata de un condominio que ya registra, según informaron sus responsables, más del 70% de avance físico. Está ubicado en la paceña plaza Isabel la Católica, de la zona San Jorge. Abarca cuatro torres, de las que dos, una de 25 y la otra de 27 pisos, serán habitacionales. Las otras son de oficinas. Y, precisamente, la más alta tendrá 40 pisos y 158 metros aproximadamente. La megaobra representa una inversión de 65 millones de dólares.

En esta implícita competencia entre paceños y cruceños por tomar las alturas había ingresado también Cochabamba entre 1975 y hasta fines de los 90. Tiene dos construcciones de más de 20 pisos: el edificio Los Tiempos (22 plantas y 98 metros) y el edificio Colón (22 pisos y 98 metros). Una normativa edil prohibió a principios de la década del 2000 edificaciones mayores a los 13 pisos en gran parte de la ciudad.

Sin embargo, una ola de proyectos y no pocas polémicas han derivado en que la Alcaldía se halle en plan de revisar la norma. Algo similar sucede en El Alto y en Tarija, ciudades donde se debate con cada vez más frecuencia la necesidad de que se permitan rascacielos.

Y la elevada fiebre se expandió a Sucre. La capital ya luce, por ejemplo, al edificio Roles Apart Hotel Sucre. Tiene 25 pisos y 92 metros de altura aproximadamente. En la ciudad blanca han proliferado además varias otras edificaciones de más de 15 niveles.



UNA TORRE DE BILLETES

Y el boom de construcciones de orientación vertical podría también equivaler a una notable torre de billetes. Según informes de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz, la inversión privada en este rubro, entre 2013 y 2016 llegó a los 1.500 millones de dólares en todo el país.

Es el segundo auge de los rascacielos que concuerda con la excepcional década de ingresos que tuvo Bolivia hasta 2015. Algo similar, pero a menor escala sucedió entre 1972 y 1980. Tiempos en los que, sobre todo, en la sede de gobierno se construyeron decenas de obras de más de 20 pisos, como el Alameda y el Banco Central. Esas que relegaron al ya mítico, pero único y célebre por su estilo, monoblock de la Universidad Mayor de San Andrés. Tiene 13 plantas, fue inaugurado en 1947, iniciando la era de los ascensores y el vértigo.

Los empresarios saludan el hecho de que “la expansión de obras verticales refleje la apuesta de inversores privados nacionales y extranjeros que ven en la ‘ciudad de los anillos’ un enorme potencial de explotación en infraestructura para cubrir las necesidades del mundo empresarial, el déficit habitacional, servicios hoteleros y de actividades comerciales”. Así señala el informe de la Cadecruz.

Sin embargo, resulta también evidente que se evidencia otro fenómeno boliviano del siglo XXI. Según la investigación Proceso de Urbanización en Bolivia, 75 por ciento de la población nacional reside en ciudades. La obra añade que en los casos de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, la proporción sube al 85 por ciento.

Las ciudades se expandieron demasiado y, por lo tanto, no queda otra que crecer hacia arriba.



(Con datos de las Alcaldías de La Paz y Cochabamba, el colegio de arquitectos de Cochabamba y Wikipedia)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada