jueves, 21 de julio de 2016

se ubica el condominio Polo Country Club

En una de las zonas comerciales mejor valuadas del mercado inmobiliario, justo al frente del aeropuerto Viru Viru, allí se ubica el condominio Polo Country Club, donde está esta casa denominada ‘paraíso escondido’. Con una vista espectacular hacia el horizonte y una cancha de polo como área verde, esta casa ha sido considerada como un oasis en medio del caos y el bullicio típico de la capital cruceña.

Wanda Cuéllar, agente comercial a cargo de la venta de la casa, indicó que esta se extiende en 981 metros cuadrados, de los cuales 467 están construidos. Tiene dos plantas. La alta compuesta de una sala de televisión, donde cuelga una preciosa lámpara; a ello hay que sumarle cuatro habitaciones, de las cuales dos son suites y por si fuera poco una sala de juegos con su baño independiente. “Cada espacio está pensado para cada miembro de la familia. Es una casa como muchos dirían, para quedarse a vivir para siempre”, remarcó la vendedora.

En la planta baja está el living, un espacio amplio, iluminado principalmente por luz natural, puesto que en los alrededores no se cuenta con paredes. La única cerca que hay es una de madera, solo a manera de limitar el corredor que se extiende desde la churrasquera hasta el ingreso principal. Las puerta hacia el corredor y las grandes ventanas van desde el piso hasta el techo. Las cortinas son tipo persianas arrollables en color a juego con las escasas paredes blancas. Sin embargo, la decoración hace más que este lugar sea un rincón especial. El comedor está muy próximo al living, cuenta con una mesa de vidrio y armazón de metal, sillas a juego y detalles que los dueños quisieron reflejar a través de pequeños adornos clásicos, pero elegantes. La cocina es todo un lujo. Tiene un mesón principal de granito en color oscuro, el horno, el microondas, la heladera y demás aparatos de la línea blanca tiene su propio lugar. A ello, hay que añadirle el almacén y por si fuera poco, también hay un minicomedor de diario, de madera, justo al frente de un televisor. El escritorio es una pequeña isla de trabajo, con todas las características para concentrarse realmente en los negocios. La galería es el espacio perfecto para armar la fiesta o tomar una siesta. La churrasquera está enseguida de la cocina, pero muy cerca a una mesa de madera con capacidad para unas 10 personas como mínimo, tiene su propio lavaplatos y mesón para tener todo a mano en caso de un asado.

Sin embargo, todo queda reducido a nada, cuando se contempla la vista que tiene la casa desde la galería hacia el área verde. “Cada atardecer es una experiencia diferente, los niños juegan seguros en un espacio inmenso, el contacto con la naturaleza es perfecto, el paisaje en su conjunto es todo un placer”, subrayó Cuéllar, a tiempo de indicar que esta casa no tiene nada que envidiar al conocido Urubó.

1. Año y un poco más demoró la construcción de la casa, cuya ubicación es la envidia del resto en el condominio.

2. Aspectos se buscó a la hora de construir y decorar: funcionalidad y elegancia.

4. Años vivió la familia que construyó esta casa. Lo que más valoran de este espacio es el contacto con la naturaleza, tranquilidad y seguridad que ofrece la zona, justo al frente de Viru Viru.

Ficha Técnica:

Ubicación:
Condominio Polo Country Club

Responsable:
Wanda Cuéllar
(75537277)

Diseño arquitectónico:
Lizeth Velasco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada