miércoles, 22 de agosto de 2012

Los constructores culpan a Fancesa de crisis cementera

El Gobierno vende cada bolsa del producto, importado de Perú, en 50 bolivianos.

La escasez de cemento en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra fue atribuida a la baja producción de la empresa chuquisaqueña Fancesa, debido a que es la encargada de abastecer al 56 por ciento del mercado cruceño. Al producirse el desabastecimiento, los constructores llevan el producto desde La Paz, por lo que la sede del Gobierno puede sufrir un problema similar.

PUEDE AFECTAR A LA PAZ. El principal dirigente de la Confederación Sindical de Trabajadores en Construcción de Bolivia, Jesús Acosta, informó que Fancesa es la principal proveedora de cemento en Santa Cruz y la responsable “de no impulsar una política de abastecimiento”.
Este informe coincide con un estudio realizado por la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), que indica que la capital cruceña consume el 32% del cemento nacional y Fancesa es su principal abastecedora con el 56%, le sigue Soboce con el 28% y el 11% proviene de la factoría Itacamba.
Acosta advirtió de que la falta del principal insumo de la construcción ocasiona que las ferreterías cruceñas se aboquen a estocar cemento comprado en La Paz, lo que puede ocasionar que la escasez “también se sienta en la sede del Gobierno”.

VENDEN CEMENTO PERUANO. El Gobierno, a través de Insumos Bolivia, empezó ayer a vender cemento de la marca peruana Yura en 50 bolivianos, pero pese a ello, al mediodía de ayer se observó que seguían las filas para adquirir el producto.
Se tiene previsto importar alrededor de 150.000 bolsas mensuales sólo para el departamento cruceño y la misma cantidad para La Paz, a fin de frenar la escasez.
Sin embargo, Cadecocruz asegura que es necesario importar al menos 200 mil bolsas por mes, aunque una solución estructural pasa por la construcción de una fábrica de cemento para el departamento de Santa Cruz.

CRECIMIENTO DE LA CONSTRUCCIÓN. El sector de la construcción de Santa Cruz reportó un crecimiento del 12%, que no fue acompañado por la provisión de cemento.
La demanda de este producto en el departamento de Santa Cruz supera el millón de bolsas al mes, pero no existe capacidad para satisfacer esta demanda, por lo que la Cámara de la Construcción advirtió de que existen contratos con los tres niveles del Estado que no podrán ser atendidos.
Además, señaló que algunas empresas corren el riesgo de ser vetadas, debido a que no cumplen los tiempos de entrega.
Acosta informó que, por el momento, están paralizadas alrededor de 150 obras tan sólo en la capital cruceña, aunque la demanda de mano de obra continúa en ascenso.
Sin embargo, la parálisis de la industria implica que los obreros no reciben sus salarios y se genera un peligroso círculo vicioso, según el dirigente Acosta.

LA CRISIS DEL CEMENTO SE produjo CON MAYOR FUERZA EN 2010, CUANDO LA CONSTRUCCIÓN CRECía a un ritmo del 11 por ciento. Los departamentos más afectados fueron santa cruz y la paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada