lunes, 20 de abril de 2015

Nadie controla a inmobiliarias y hay varias que operan ilegalmente


El rubro inmobiliario se ha convertido en uno de los sectores más tentadores para los desempleados, pues la falta de control en esta actividad ha hecho que cualquier persona, incluso sin experiencia en el área, se dedique a ser un intermediario entre el vendedor y comprador de una casa, departamento o lote.

Algunos lo hacen incluso desde sus domicilios, sin contar con una oficina, una licencia de funcionamiento y sin pagar impuestos.

El presidente de la Cámara de Empresas de Bienes Raíces de Cochabamba (Cebirac), Jhonny Flores, confirmó que en el departamento operan centenares de personas que se dedican a ser intermediarias. Éstas han hecho que el mercado inmobiliario tenga precios especulados, debido a que desconocen cómo se maneja el sector inmobiliario.

Una mirada a los avisos clasificados demuestra esta realidad y la desconfianza en algunos vendedores. Hay quienes piden a los intermediarios abstenerse de buscarlos para negociar con su propiedad.

Mencionó que hay personas que pierden su tiempo cuando ponen sus casas en manos de intermediarios ilegales, porque les hacen creer que su vivienda o departamento tiene un precio elevado.

“Por ejemplo, hubo una casa que la querían vender en 450 mil dólares por consejo de un intermediario, luego con la evaluación de una inmobiliaria seria se dieron cuenta que no valía más de 320 mil dólares”, dijo.

Las inmobiliarias, según Flores, juegan un papel importante a la hora tanto de vender como de comprar una vivienda, ya que permiten negociar precios entre ambas partes y realizar todos los trámites.

Manifestó que en Cochabamba hay 40 empresas inmobiliarias que pertenecen a Cebirac y que trabajan de manera seria con los vendedores y compradores. Para poner un inmueble en venta, por ejemplo, se deben cumplir con ciertos requisitos, uno de los más importantes tener los papeles e impuestos al día.

TASAS SIGUEN SIENDO ALTAS

Según Flores, el acceso a la vivienda no solamente tiene que ver con el conocimiento del mercado inmobiliario, a raíz de los intermediarios ilegales, sino también a que las tasas de interés de los créditos continúan siendo altas.

Mencionó que un 5.5 por ciento , tal como establece el Programa de Vivienda Social, continúa siendo alto para la gente de escasos recursos y eso hace que se puedan acceder a menores montos de crédito.

“Un programa social no puede tener tasas tan altas, debería bajarse más, así la gente más pobre podría acceder aunque sea a viviendas pequeñas”, dijo.

NO HAY OFERTAS PARA EL PROGRAMA

Indicó que el mercado inmobiliario no tiene ofertas para los créditos que quieren otorgar los bancos (120 mil dólares como máximo).

El mercado inmobiliario de casas para ese costo es muy escaso y la mayoría están alejadas de la ciudad.

Con ese monto se puede acceder solo a departamentos, pero muchas familias no están dispuestas a vivir en ellos porque también son de tamaño reducido.

Flores manifestó que hay gente que con su sueldo no puede tener créditos ni siquiera de 40 mil dólares, costo aproximado de un garzonier en Cochabamba, no apto para la vivienda de una familia de más de dos personas.



Poca oferta para crédito de vivienda

Las inmobiliarias reconocen que hay poca oferta de bienes inmuebles acordes al crédito de vivienda social.

Los costos son más altos de lo que un interesado en este crédito podría pagar por una casa o un departamento, si se trata de una familia de varios miembros.

Cuidado con los anuncios

La oferta de los inmuebles en los anuncios clasificados debe realizarse con mucho cuidado, para no caer en manos de intermediarios ilegales.

Una inmobiliaria legal es la que cuenta con una oficina legalmente establecida, donde se pueda hacer un reclamo en caso de irregularidades en la compra y venta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada