domingo, 23 de marzo de 2014

El edificio Infinity, de 450 metros de altura y proyectado para Corea del Sur,

Si se cumplen los plazos previstos, entre 2014 y 2017 un nuevo edificio de casi medio kilómetro de altura destacará sobre el paisaje urbano de Incheon, la tercera ciudad más grande de Corea del Sur, ubicada a unos 30 kilómetros al suroeste de la capital, Seúl, con más de 2,5 millones de habitantes y considerada el mayor centro de transporte del país, al contar con el puerto más importante de la costa oeste y el aeropuerto más grande de ese país asiático.
Sin embargo, quienes deseen admirar esta colosal estructura no siempre lo conseguirán, porque la Infinity Tower (Torre Infinito) estará equipada con un innovador sistema de tecnologías ópticas y de iluminación que la tornan invisible, en parte, al hacer que sus formas se desvanezcan y se confundan con el entorno a la vista de un observador.
En 2013 la firma GDS Architects (gdsarchitects.com), de Pasadena, California (EEUU), recibió del Gobierno surcoreano el permiso para construir este edificio de 450 metros de altura, cerca del aeropuerto internacional de Incheon. Es "el primer rascacielos invisible del mundo”, según GDS.
Las empresas de arquitectura GDS, junto con Samoo Architects y A&U, ganaron el primer premio en un concurso patrocinado por la desarrolladora pública de viviendas y terrenos Korea Land Housing, para proporcionar el diseño y la ingeniería de un edificio destinado a convertirse en el punto de observación más elevado de ese país.
Un MODELO INNOVADOR
"En vez de simbolizar la prominencia, como otra más de las más altas y mejores torres del mundo, nuestro objetivo es proporcionar la primera torre invisible, mostrando una tecnología innovadora y un modelo completamente nuevo de lo que se entiende por una torre de observación”, señala el arquitecto Charles Wee, presidente de GDS.
Según Michael Collins, director de diseño de esta compañía, Infinity contará con la tercera plataforma de observación más alta del mundo y se volverá invisible a través del uso de un sofisticado sistema dotado de luces LED y cámaras ópticas.
La megatorre no será literalmente invisible, sino que se camuflará aprovechando su entorno y pasando desapercibida para la vista del observador cuando sus operadores lo decidan.
El mecanismo de camuflaje de Infinity es similar, conceptualmente, al de los camaleones, animales cuya rugosa piel tiene la capacidad de adoptar en cada momento el color y el aspecto del espacio inmediato que los rodea, en lo que se conoce como mimetismo.
En el caso de la torre coreana, su capacidad de mimetizarse se logrará con un sistema de iluminación LED de alta tecnología incorporado a su fachada, el cual utilizará una serie de videocámaras que enviarán imágenes en tiempo real a la superficie reflectante del edificio.
Dieciocho cámaras situadas a distintas alturas en seis lados del edificio captarán a cada instante imágenes de los alrededores, que serán proyectadas también en ese mismo momento en cientos de pantallas LED instaladas en otras tres secciones del edificio.
Las pantallas LED son dispositivos compuestos por diodos emisores de luz de distintos colores que generan imágenes estáticas o en movimiento, similares a los utilizados en paneles indicadores, informativos, publicitarios y de alta resolución de video a todo color, por ejemplo en grandes conciertos musicales.
Según CNN, las imágenes serán ajustadas, rotadas y unidas mediante un procesamiento digital para generar una gigantesca imagen panorámica "de una sola pieza” que aparecerá en las filas de pantallas LED, creando la ilusión de que el edificio desaparece de la vista, al difuminarse sus formas en el entorno.
Básicamente el paisaje y todo aquello que esté ocurriendo a espaldas del edificio será proyectado a través de imágenes digitales en su parte frontal. De ese modo, quien la observe en esos momentos desde la distancia, y desde ciertas direcciones, tendrá la sensación de mirar a través de la torre.
DEDICADA AL ENTRETENIMIENTO
Según GDS, los responsables del Infinity podrán controlar y ajustar las proyecciones en las pantallas y alterar el nivel de potencia del sistema para conferir al edificio distintos niveles de invisibilidad. De esa forma podría verse claramente durante la mañana y dar la sensación de haber desaparecido por la tarde.
De acuerdo a esta compañía, las instalaciones interiores de este complejo arquitectónico se destinarán, sobre todo, a actividades de entretenimiento y atracciones para los visitantes. Se situarán a diferentes niveles, e incluirán una serie de plataformas de observación, un cine, un teatro, una montaña rusa, restaurantes, cafeterías y bares, además de un área cubierta de visualización, situada a 397 metros sobre el nivel del suelo.
"Tras haber visitado varias torres de observación del mundo, sentimos la necesidad de ir más allá en vez de limitarnos a aportar sólo una plataforma de observación más, y por eso vamos a acompañarla de quioscos interactivos, pantallas y simulaciones para crear una experiencia más satisfactoria”, ha declarado Collins a la revista especializada en tecnología Gizmag.
Una de las atracciones estrellas de Infinity será el jardín "sky-walk” que se iniciará a 285 metros de altura y llevará a la gente a través de un jardín botánico hasta que llegar a los 320 metros, a través de la rampa circular elevada.
Aunque marcar un nuevo récord de altura en estructuras verticales no es su enfoque principal, se prevé que ocupará el sexto lugar en la lista de las torres más altas del mundo, después de la SkyTree, en Tokio (Japón); la torre de televisión de Cantón, en Guangzhou (China); la CN, en Toronto (Canadá); la torre Ostankino, en Moscú (Rusia); y la Perla Oriental, en Shanghái (China), según indican desde GDS.
La estructura de la torre coreana contará con series de grandes soportes de acero y módulos triangulares de 28 metros de largo, que darán como resultado una fachada revestida de vidrio con una serie de sorprendentes formas angulares como si fuera un gigantesco diamante, según Gizmag.
"La torre no presenta riesgo para los aviones porque tendrá luces rojas intermitentes y todos los aviones se acercarán al aeropuerto de Incheon recorriendo corredores de aproximación estándar”, adelanta Michael Collins.

Según este directivo de GDS tampoco será una amenaza para las aves, porque el diseño de su fachada contribuye a proteger a estos animales y tiene el potencial de incorporar sistemas de alerta subsónica, que emitirán sonidos de baja frecuencia para disuadir a los pájaros de que se aproximen: la misma tecnología que emplean muchos aeropuertos en sus pistas de aterrizaje. (EFE Reportajes.)

En vez de simbolizar la prominencia, como otra más de las más altas y mejores torres del mundo, nuestro objetivo es proporcionar la primera torre invisible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada